Bienvenido a Rol Errante

Regístrate para conseguir acceso a las características de Rol Errante

Es posible que el mensaje de registro se envíe a "Correo no deseado"

Una vez registrado y conectado tendrás acceso al contenido de nuevo miembro y podrás ponerte en contacto con los demás miembros de la comunidad a través del chat, editar tu perfil y entre otras características acceder a los formularios para la creación de fichas de rol. Una vez tengas el personaje aprobado pasarás a ser usuario regular y dispondrás de voz y voto en el parlamento así como acceso al resto del contenido..

 

¡Anímate, te esperamos!

Stannis the Mannis

Rolero
  • Contenido

    199
  • Registrado

  • Última Visita

Reputación en la Comunidad

207 Excellent

Sobre Stannis the Mannis

  • Rango
    Advanced Member

Visitantes recientes en el perfil

3.962 visitas al perfil
  1. El Archivium: Dudas de Lore y Rol

    Sigue la incógnita de los dientes y encías rosadas.
  2. El Archivium: Dudas de Lore y Rol

    En la peli full hd se ve igual o peor, donde se nota que están manchados de rosa como si se hubiera pintarrajeado los labios o hubiera estado besando a un teletubbie. Y los otros elfos se ven igual de mal. Aunque no abren la boca. Pero se ven igual de mal y feos.
  3. El Archivium: Dudas de Lore y Rol

    Hola, sí... Ejem. Esto es una pregunta seria. ¿Los Altos Elfos de una forma "Realista" como los vimos en la película "Warcraft: el Origen" son canónicos? Con sus dientes manchados de rosa (¿El maná produce eso, o qué se meten estos tipos?) y esos ojos raros morados. Vamos que si esto *ver imagen es real, que así se ven los Altos Elfos. O por el contrario son los típicos seres Tolkinianos perfectos, hermosos, divinos etc Nada más que eso. Muchas gracias y en serio que lo pregunto de verdad, que es una duda de más personas pero a mí me toman siempre como portavoz. Digan lo que digan, mi waifu seguirá siendo la mejor waifu *
  4. {\__/}
    ( • . •)    Hola visitante. Toma, para ti.
    / >💖

    1. Mostrar mensajes anteriores  3 más
    2. Stannis the Mannis

      Stannis the Mannis

      {\__/}
      ( • . •)
      / >💖

    3. SwordsMaster

      SwordsMaster

      {\__/}
      ( -)    EL CORAZÓN SOLO PUEDE SER MÍO.
      💖< \

    4. ILUSDN

      ILUSDN

      {\__/}
      (@_@)
      />  <\

  5. Situación de Costasur

    Actualmente y fruto de los acontecimientos, la población costera de Trabalomas se encuentra y tiene las siguientes consecuencias Uno de los mensajeros de Costasur fue dado por muerto a causa de un ataque de arañas mientras marchaba a Stromgarde. Los servicios de mensajería se ralentizan ante la preocupación de proteger a los que han de llevar las misivas. El Herrero más famoso de la ciudad ha desparecido (se dice que raptado) por lo que la guarnición local ha visto ralentizada la producción y reparación de su armamento, teniendo que recurrir a otros herreros más inexpertos de la ciudad. La Guarnición local se encuentra abrumada por muchos problemas. Bien es conocido que los Renegados rondan en las fronteras, pero también hay peligros dentro. Arañas gigantes, supuestos rebeldes, bandidos.. etc. La falta de suministros y número hace que los problemas se agarben. El sargento Adolfus Imperia está a cargo de la milicia local y está centrado en acabar con una supuesta rebelión que parece ser inminente. El Magistrado de Costasur es un hombre que ya ha visto demasiado mal y ha terminado por despreocuparse por sus gentes, centrándose en su propio bienestar y en el de su familia. Un hombre con poder, pero que no ayuda a mejorar la situación del lugar y por lo tanto se despreocupa totalmente de este. Las arañas que crecen en número y tamaño son un problema determinante para los leñadores que actúen en el este de Costasur, pasando el río. Cruzar por esa zona es peligrosa y los aldeanos hablan de la zona como si estuviera maldita. La moral y en el ambiente es Costasur no es alegre, ni tranquilo. Si eres discreto no tendrás problemas, pero si llamas la atención tendrás a la guardia con la mirada puesta en ti. Costasur siempre fue por así decirlo: la última frontera, esta descripción toma más peso cuando se rumorea que los Renegados avanzan y los problemas crecen en la comunidad costera. Costasur no tiene ánimos ni mucha esperanza puesta en sus líderes locales. Los caminos largos que dan al norte o al este son poco transitados, poco vigilando y menos aún son los que vagan por ellos con tranquilidad, pues se temen a los bandidos, bestias salvajes y propios Renegados... por lo tanto la comunicación con las aldeas más allá de Costasur es escasa. Aunque parezca que los piratas de Jack el Lampiño han bajado la actividad en la costa, rumores apuntan a que siguen operando... Además las tribus Múrloc merodean las aguas. Ningún lugar es seguro. //Consecuencias y ambiente que nace de los roles llevados en la zona, de las misiones que hay -y no han sido aún completadas- y de todo en general. Que sirva como indicación de cómo está la zona, que aunque escueta dice mucho. Quizás se vaya editando cosas según cambie... o si alguno ha cambiado algo, que lo ponga. Cada uno es libre de rolear la zona, pero avisemos de qué hacemos para que no dibujemos sobre los lienzos de los demás y hayan problemas. Eventos y tramas que influyen/influyeron en lo sucedido: Las arañitas y Los Rebeldes del norte click en los títulos para mayor información.
  6. [Trama] [Tablón de misiones: Costasur] Las Arañitas

    Día 4 - Noche El Cuervo. La Araña y la Maga Elegost y el misterioso elfo continuaron solos entre el bosque. La lluvia caí y la noche se les echaba encima, además el elfo estaba magullado en una pierna, por lo que tuvieron que encontrar refugio. Luego de intercambiar palabras y curar al elfo, la pareja reanudó la marcha mientras el bosque se volvía cada más oscuro y peligroso. Subieron colinas, retrocedieron ante cualquier cosa misteriosa y tuvieron que hacer un alto en una arbolera. Elegost recolectaba mientras el elfo intentaba prender la hoguera... al cabo de un rato un cuervo blanco sobrevoló cerca. Algo normal, quitando el hecho de que era blanco y tenia ojos azules, decía cosas como: Magia. Dama. Mentiras. Todo el rato.. y luego trajo un sombrero azul con una pluma. Todo normal, tan normal que Elegost terminó pensando que otra vez estaba delirando por una maldición. El misterioso elfo indicó algo entre los árboles: una extraña araña que brillaba entre la oscuridad, la cual Elegost fue a tomar, que no matar, ni comérsela... Luego pasaron cosas con el cuervo, plumas en el caballo del elfo, Elegost delirando y negando la realidad, el cuervo atacando al elfo y la arañita saliendo volando por los aires. Mientras Elegost negaba en un rincón entre los árboles, el misterioso elfo fue en busca de la arañita, que encontró además de otra araña mucho más grande que se abalanzó a por él. Luego de unos minutos de cortes, espadazos y "Lo tengo controlado" de Elegost, la araña quedó petrificada y convertirá en roca. La noche no tenia sentido pero Elegost había comentado que la magia siempre tenia una razón, ahora no sabia qué pensar. Y luego, para mayor asombro de todos: El cuervo se posó en una colinita, dejó el sombrero con la pluma y de ella emergió o se formó una figura humana. Una maga de nombre Teressa Honeydukes (En verdad nadie se acuerda de su apellido, pero lo pongo por indicación) que decía ser una antigua maestra de una escuela de Dalaran, que estaba tratando el asunto de las arañas gigantes de la zona. Esta maga intentó solicitar la ayuda de Elegost y el elfo, pero solo el elfo le ayudó. Los dos subieron a una colina y la maga, canalizando las energías astrales de la luna Dama Blanca a la pequeña arañita brillante, logró al cabo de un rato deshacerse de la gran araña de roca, que había vuelto a ser una araña normal y estaba atacando al misterioso elfo -Elegost dio una ayuda simbólica clavando en el último momento su cuchillo en su abdomen- La extraña noche llegaba a su fin. La Maga Terresa Honeydukes les dijo que había un método definitivo para terminar con el asunto de las arañas que beneficiaria a todos... un método mejor que ir, arrojar explosivos y luego cazar a todas las arañas. Pero claro, Elegost desconfiaba de todos, tenia su plan, hacerle cambiar de idea sería complicado. Teressa Honeydukes les daría más detalles en sus dependencias pero Elegost de nuevo se negó a seguirla... la maga le entregó la pluma blanca al misterioso elfo y le dijo que si la soplaba y dejaba al viento, la maga aparecería. El misterioso elfo era el único ahora que podría convencer al dúo de tomar otra ruta alternativa para el asunto de las arañas. Elegost discutió con el misterioso elfo, que le culpaba y desconfiaba, a punto estuvo de irse de allí, dejando al elfo en la soledad y muerte del bosque. Pero un misterioso remordimiento le caló tanto, que al final aceptó quedarse y montar la guardia mientras el elfo cansado y magullado descansaba, para al llegar el alba: Terminar de llegar a Dun Garok y reencontrarse con Santiago. Mastreado por: @Rupphire Participantes: @Stannis the Mannis como Elegost @Rupphire como "Elfo misterioso" Duración del evento: 3-4 horas Tipo del evento: Corto Habilidades usadas: Elegost: Fauna - Defensa - Supervivencia - Sanación/Hierbas / Alayratiel: Defensa - Espada corta - Escudo
  7. [Trama] [Tablón de misiones: Costasur] Las Arañitas

    Día 4 Extrañas amistades Por diversos motivos: el dúo tuvo que abandonar Costasur y el campamento. Digamos que la guarnición local ya no les veia con buenos ojos. Ahora deberían completar la tarea de las arañas para al menos dar un voto de confianza. Luego ser advertidos y cruzado el río que separaba Costasur del bosque este: el dúo fue atacado por arañas. Lo cual es normal, el bosque estaba en peligro por ellas, era más que normal... pero no eran esas arañas de dos metros igual de grandes como caballos, aunque hay que reconocer que el dúo lo tuvo difícil, de no ser por la aparición de un extraño que decía estar cazando arañas para recolectar el veneno, venderlo en Costasur a alquimistas y galenos. Santiago y Elegost no creyeron las palabras del desconocido y pensaron que había sido enviado por la guarnición, para capturarlos y llevarlos hasta el oficial, por sospechas de rebeldía y violencia... Motivo por el cual habían marchado. Por lo que tomaron al desconocido, le dieron e intentaron golpear un par de veces y ahora era un prisionero que llevarían a Dun Garok. En Dun Garok habían dejado pertrechos, los enanos les debían un favor y esperaban poder cobrarlo para así solucionar el problema de las arañas de una vez por todas. Luego también quedaba lo del misterioso "ayudante" altruista, que sería allí interrogado por ellos... con más calma. Santiago se adelantó para reconocer la zona entre ellos y Dun Garok. Elegost y el desconocido irían más despacio ya que el desconocido estaba maniatado. Con suerte no tendrían problemas... con suerte llegarían al día siguiente a la fortaleza enana. Con suerte. Continuará al caer la noche.... Participantes: @SwordsMaster como Santiago. @Rupphire como "El desconocido/Alayratiel" @Stannis the Mannis como Elegost Duración del evento: 1-2 horas Habilidades usadas: Santiago: Defensa - Lanza - Hachuela - Reflejos / Alayratiel: Defensa - Espada Corta / Elegost: Defensa - Hachuela - Cuchillo - Reflejos
  8. [Trama] [Tablón de misiones: Costasur] Las Arañitas

    Día 2 Sin novedad en el campento De campamento en campamento fueron los dos montaraces. Habían decidido subir río arriba y dejar el campamento de la playa por otro más cubierto, lejos de Costasur y cerca del río además de la zona habitada por las arañas. Tomaron lo que pudieron rapiñando como buenos Montaraces rapiñadores. Reclamaron la posición, eliminaron algas alimañas, obtuvieron recursos con sus hachas y habilidades... y ya tenia un campamento que no aguantaría una tormenta pero al menos les daría refugio provisional. La lluvia caía de forma intermitente y el campamento por ahora aguantaba. Necesitaban más recursos: Tenían que hacer trampas, obtener palas, suministros... además de explorar la zona para encontrar el posible nido de las arañas, luego llenar la zona de trampas y hacerlas salir, ese es el plan de Santiago y al cual Elegost había dado el visto bueno. Santiago pescaba y obtuvo buenos alimentos, Elegost por su parte no tuvo buena habilidad. Santiago también había "diseñado" el campamento.. El caso es ¿Aguantaría lo que cayera? ¿El dúo conseguiría los recursos que necesitaban para una misión exitosa? Por ahora: no tenían ni una mínima oportunidad de éxito pues no tenían nada. Participantes: @SwordsMaster como Santiago y @Stannis the Mannis como Elegost Duración: 2 horas Tipo de evento: Corto Habilidades usadas: Santiago: Fauna-Supervivencia / Elegost: Fauna-Supervivencia-Carpintería
  9. [Trama] [Tablón de misiones: Costasur] Las Arañitas

    Día 1 Mozos de tareas sustanciales optativas opciones con fines finales Luego de que Elegost dejara de jugar a ser un granjero en el campo, de que tuvieran una charla muy coherente y realista, hicieran planes sobre como cambiar el clima... Se pusieron en verdad manos a la obra. Pensaron dónde empezar para obtener mejor equipo u apoyo en su tarea: La torre de la guarnición local, el ayuntamiento, la posada y la herrería. Claro, ganar apoyos o ayuda leve, era algo importante porque si recordamos: No tenían NADA. Algo de ropa que le dieron el granjero y nada más. Elegost insinuó que podrían lanzarse contra las arañas, pero claro, eso era un suicidio para Santiago, que no iba a optar por locuras y cosas incoherentes. Optaron por obtener rumores en la posada local, así seguramente conseguirían algún trabajo que les ayudaría a conseguir mejores objetos. Santiago avanzó luego de un debate con Elegost sobre sí tenia o no la habilidad para conseguir rumores... algo que no tenia y le costó cario - [Santiago]: Mira que te jodan al realismo. Voy preguntar. ¡HOLA GENTE DE COSTASUR!. Los paisanos que estaban dentro de la posada no se dieron la vuelta, ni devolvieron el saludo. - [Santiago]: Quiero rumores. -Santiago señaló al Posadero, determinando y decidido, arrojo y con fulgor de seguridad en sus ojos El posadero se presentó como: Kelly - [Santiago]: Pfff. Nombre de mujer. - [Elegost]: A mi me daría vergüenza llamarme Kelly Los dos Montaraces salieron de la posada luego de que el posadero -muy amable- les instara a salir de su local. Obtener información en la posada quedaba para más tarde. Pasaron al ayuntamiento, idea Santiago, que según él se encontraba carismático. Decir que claramente no entraron, ni mucho menos. Vestian como vagabundos, querían ver al alcalde sin cita, el guardia de puerta les mandó a la calle.. en la cual ya estaban. - [Santiago]: Alcaldía completado. Ahora vamos a la guarnición. Se encaminaron a la torre de la guarnición pero al no saber el camino porque no lo había, decidieron darse media vuelta y optar por solicitar trabajo en el herrero. El herrero tenía unos trabajitos: Llevar una espada nueva al alcalde y darle suministros a la guarnición, justo a los que querían ver. Elegost iría a darle las armas a los milicianos y Santiago iria al ayuntamiento. Las tareas del herrero. La entrega de la espada: Parte de Santiago Ahora que Santiago tenía la excusa de entregar la espada para el yerno del alcalde podría verle. Pasó la puerta no sin dificultad, habló con el secretario del alcalde que se mostró disgustado por cómo el alcalde destinaba más fondos para sus fines personales que para otros frentes. Una vez dentro de la sala, Santiago entregó la espada al Alcalde, que ni corto ni perezoso le mandó a la calle. Santiago quería salri de ahí así que ni preguntó nada, salió con las noticias de que la hija del alcalde se casaría con un noble de Stromgarde y ya. La entrega de los suministros: Parte de Elegost Elegost cargaba la pesada caja de suministros por un camino de tierra que iba hasta la guarnición. Al llegar fue "bromeado" con que no podía ir pisando el césped, Elegost no se lo tomó a broma. Le dejaron pasar y le avisaron de esperar al oficial al mando. Una vez dentro de nuevo, se puso demasiado arrogante con los milicianos que iban mal equipados, con armas sin afilar y las armaduras sin lastrar. Antes de que un miliciano convirtiera a Elegost en polvo con la mirada: el sargento de la guarnición llegó. De nuevo Elegost empezó a decirle sus fallos, que tenían pocos recursos, qeu no hacían mucho, que su equipo estaba en mal estado y demás cosas que provocaron que el sargento echara a Elegost con palabras y no a patadas. Al igual que Santiago: no había logrado nada. La conversación con el herrero y orientación en la tarea - [Elegost] Pues ya está, todo repartido ¿no? ¿Santiago? -Elegost había vuelto donde el herrero y ahí estaba Santiago esperando. - [Santiago]: Pues...El Alcalde recibió su espada, sí. Aunque su hija está casada con un pringado de Stromgarde. Tsk tsk tsk. (Decir que el plan profundo de Santiago creo que era ligarse a la hija del alcalde y así conseguir beneficios, pero eso era imposible) - [Elegost]: Pues los milicianos no quieren saber nada de nada Están ahí... mal equipados, pensando en nada. - Robert el herrero: Sí, no hay muchos ánimos. - [Santiago]: ¿Pero por qué no?. - Robert el herrero: Pero me habéis ayudado, no quería verme con ninguno de ellos. El alcalde es como es y los milicianos... meh, exigentes. Bueno, hay bandidos y el problema este de las arañas. Yo perdí pedidos incluso los milicianos no dan a basto y el alcalde está en otros asuntos. Santiago y Elegost ya estaban dándose cuenta que la cosa en Costasur iba para largo... - [Santiago]: Cierto El alcalde está muy ocupada pensando en su yerno. - [Elegost]: Y los milicianos van equipados con ramas. - Robert el herrero: Yo hago lo que puedo pero no andamos con muchos suministros y como digo, la desaparición del mensajero del pueblo ha afectado. - [Santiago]: Supongo que estarán bastante aislados desde entonces. - [Elegost]: ¿Y si encontramos al mensajero, o los mensajes? Elegost miró a Santiago y al herrero. Suponía que todo estaría conectado con lo de las arañas, según lo que dijo el Granjero el día anterior, así podía ser. Robert el herrero: Estaría bien, pero seguiríamos sin poder mandarlos. [Santiago]: Pero el mensajero fue tomado por arañas. Ya te he dicho Elegost, no iré a por esas cosas con una pica de madera y la esperanza como escudo. Esas cosas solo las hace el Espadachín Escarlata. Y el no es real. Ni coherente. [Elegost]: Pues entonces estamos con las manos atadas. Robert el herrero: Os podría dar... dos hachas, si me traeréis los pedidos. Si no, pues bueno, me devolvéis las hachas Pero no puedo dar más. [Santiago]: Trato hecho. -Santiago ni se lo pensó Robert el herrero: Tomad, pero lo dicho, si no conseguís los pedidos.. me las devolvéis [Elegost]: No somos ladrones. -Santiago y Elegost tomaron las hachuelas de hierro, que ni mal ni bien, al menos era mejor que nada [Santiago]: Somos soldados. Cabos. Cazamos ladrones. Robert el herrero: Pues ... buena suerte. No tengo más trabajos para vosotros. El dúo se alejó de la herrería mientras amenazaba de nuevo lluvia [Elegost]: ¿Alguna otra idea? Porque a este paso hablamos hasta con los leñadores y pescadores. [Santiago]: Oye. ¿Por qué no pescamos? Quizás saquemos algo bueno y lo podamos vender. [Elegost]: ¿Aparte de peces? [Santiago]: ¿Quizás cazar?.Ah...Olvídalo. -Santiago había recordado que apenas tenían dos hachas y unos palos afilados. Ni de lejos estaban preparados. [Elegost]: Quizás el mensajero tenía familia.. ¿No decía el granjero que la vecina era la madre? [Santiago]: Podemos ir a preguntar. [Elegost]: Pues venga. Tú delante El pedido de una madre afligida. [Elegost]: ¿Quién hace los honores? -El dúo llegó a la casa del mensajero, la cual era bastante grande, una de las más grandes de la zona. [Santiago]: Vaya, no vive en la pobreza.Quizás tenga una hermana... Raro que trabaje de mensajero. La madre del mensajero: una mujer de unos cuarenta años, quizás algo más, le tapaba la cara un velo negro, del mismo color que la ropa que llevaba. La mujer se presentó y Santiago no tardó en hacer lo mismo. [Santiago]: Santiago de Sveri, cabo del Ejército Imperial del sur. ¿La madre del mensajero perdido, asumo?. Madre del Mensajero: ¿Soldados? Oh, sí soy yo. [Elegost]: El granjero vecino nos habló ... de la desaparición, hemos venido ha ayudar. Madre del Mensajero: Mi hijo, desapareció hace tres días. Iba camino ha Stromgarde, pero ese mismo día dijeron haber visto su caballo muerto en el camino. -A la madre le costó horrores mentar las lágrimas, el nudo en la garganta, hasta hacia que le costase pronunciarse La mujer terminó por derrumbarse, la pérdida de su único hijo, quedándose sola... Santiago la consoló con palabras y palmadas. [Santiago]: Encontraremos a su hijo. Madre del Mensajero: Ains... Yo... agradecería mucho si traeréis algo de él [Santiago]: De poder, le traeremos a él. La madre del Mensajero: Tenía un collar, que le regaló su padre cuando nació. Si lo traeréis... [Santiago]: Será como dice. Traeremos su recuerdo. La madre del Mensajero: Si me hacéis ese favor, os daré ... algo mejor a lo que lleváis puesto, cosas de mi hijo, a él no le servirá ya. Yo.. necesito estar sola. Hablar con los leñadores, fueron los que encontraron su caballo en el camino [Santiago]: Muy bien. Cualquier cosa, estaremos por el pueblo. Cerrada la puerta y el dúo fuera que se quedaron pensado en el siguiente paso. [Elegost]: Leñadores. -Alzó un dedo -La posada -Bajó el dedo. [Santiago]: Pero nos echaron de la posada. [Elegost]: Pues tocará ... hacer algo para sacar a los leñadores Los Leñadores y el nuevo día que se les viene encima Elegost se llevó a Santiago hasta un lateral de la posada. Se asomó por una ventana y localizó a los leñadores. [Elegost]: Fornidos hombres... con hachas... barbas y camisas a cuadros [Santiago]: Cliché. [Elegost]: Claramente son leñadores, huelen a pino desde aquí [Santiago]: ¿Cómo lo haremos?. [Elegost]: Piensa un plan... [Santiago]: Espera. Sé que hay algo a lo que nadie se resistiría. Santiago, iluminado como siempre: se acercó a la entrada de la posada y gritó que la hija del alcalde estaba por la calle, buscando consuelo cual perra en celo... El único que salió fue el propio alcalde, desde el otro lado de la calle. Quiso la Luz que Santiago a tiempo se escondiera junto a Elegost, si no, le hubieran apaleado y dado muerte ahí. Siguió el dúo buscando una forma de entrar: Ele con menos suerte no entró por la ventana pero sí furtivamente dentro de la posada por la misma puerta, Santiago sí pudo entrar por la ventana. Los dos Montaraces cuales zorros se habían colado sin llamar la atención; proeza en su arte. Avanzaron hasta la mesa del fondo donde los leñadores conversaban. Dos leñadores para ser más específicos, y más específico seré si digo que el dúo daba la espalda al tabernero por si las moscas. Leñador contreras: Jajajaja sí pues un tipo loco se puso a gritar algo de la hija del alcalde [Elegost]: Veo que sois los leñadores.. ¿Me equivoco? [Santiago]: Por la Luz. ¿Quién sería tan idiota de gritar eso?. Leñador Matias: ¿Te lo dice la camisa o el hacha? -le respondió a Elegost Leñador Contreras: No sé pero .. sonaba como tú. -Y este por su parte respondió a Santaigo [Santiago]: No. Pero sé quien fue. Tengo familia, sabes. : Mi hermano, es la clase de idiota que no quieres cerca si no quieres acabar ejecutado por bocazas. [Elegost]: Hablando de familias... lo del mensajero, qué lástima, la madre está abatida [Santiago]: Luz, he hablado con ella, sí.Da bastante pena. Leñador Contreras: Está más que muerto, esas arañaras lo habrán devorado. [Santiago]: ¿Arañas? ¿Y cómo se sabe que lo han pillado las arañas?. Leñador Matias: Porque el caballo estaba devorado por ellas... aunque claro, nunca antes habían comido un caballo Leñador Contreras: Una oveja, una vaca muerta por su veneno.. ¿Pero un caballo y un muchacho joven y gallardo? Venga, eso han sido esas arañas gigantes. [Santiago]: He oído que son tan grandes como un caballo. Leñador Contreras: Sí, son grandes, bastante. No pasamos por donde están.. Leñador Matias: Lo malo es que salen al camino y eso es realmente malo. [Santiago]: Elegost, todos saben que los que mantienen a raya a los malos son los Leñadores, imponiendo con sus hachas y sus cuerpos. Elegost asentía a la palabras de Santiago, todo a raíz de que Elegost había insinuado que la milicia se ocuparía de las arañas. Cosa que no parecía ser. [Santiago]: Ellos intimidan a los animales del bosque a que no se acerquen más. Leñador Contreras: Sí, pero hasta nosotros sabemos ... joder, eso me recuerda al pobre Felipe. [Santiago]: ¿Felipe? ¿Un leñador?. Leñador Matias: Así es. Fue el primero que se llevaron esas arañas. Cuando aún no sabíamos dónde estaban, Felipe fue por la zona, nunca volvió Leñador Contreras: ¿Por qué tantas preguntas sobre esto? [Santiago]: Porque nosotros vamos a vengar a los caídos contra esas arañas. -Se llevó las manos a la cintura, con aires de héroe. Salvo que claro, no lo era, ni lo parecía. [Elegost]: Y porque nos viene bien lograr algo a cambio. -Miró hacia Santiago, era la verdad Leñador Contreras: Mirar... si lográis encontrar el hacha de Felipe y traerla a nosotros, os recompensaremos. [Santiago]: Entonces lo intentaremos. [Elegost]: Y estas arañas.. están por.. [Santiago]: Y si no, pues alguien acabará ofreciendo alguna recompensa por recuperar nuestros restos también. Leñador Matias: Las arañas deben estar a metros del río, cerca de una vieja granja Leñador Contreras: Entre los árboles y unas colinas, ahí han hecho el nido. Esa zona está más que prohibida... desde antes era un lugar peligroso pero ahora más. Los leñadores o eran muy supersticiosos, o de verdad estaba maldito ese lugar y pasaba algo. [Santiago]: La Luz nos ampare en esta batalla. El dúo salió de la posada al tener toda la información y antes de que el posadero les pillara de nuevo ahí. [Santiago]: Bueno... [Elegost]: Bueno... [Santiago]: BUENO... [Elegost]: Yo que tú no me quedaría ahí. [Santiago]: Cierto, el alcalde. Se alejaron del pueblo, camino al campamento improvisado cerca del río. [Elegost] El plan. Tenemos que hacer un plan [Santiago]: Tenemos que montar trampas. Cazarlas como a animales. [Elegost]: Pero no sabemos montar trampas. Digo, a ver puedo hacer estacas...Pero no trampas sofisticadas. [Santiago]: Claro que sí sabemos. Vivíamos en Falveri. Además, cuentas con mi ingenio. Y con que yo sé de Trampas y Cerraduras. [Elegost]: Necesitamos carnaza. -Elegost empezó a repasar -Madera, fuego. Antídotos contra el veneno por si acaso.. [Santiago]: El fuego y la madera es fácil, tenemos hachuelas. La carnaza de los peces. Lo que no tenemos es antídotos. [Elegost]: Las arañas ¿comen pescado? [Santiago]:Comen caballos y personas. ¿Por qué no iban a comer peces? Tenemos que realizar trampas con lo que tenemos. [Elegost]: Pues poco a poco... [Santiago]: Reducir sus números antes de acercarnos a la guarida es importante. Ya sabes, guerra de guerrillas. [Elegost]: Nos prepararemos y luego cruzaremos el Falveri del Norte. Entonces haremos lo que dices de ir poco a poco. Ganando terreno de forma progresiva [Santiago]: Falveri guerrilleros vuelve a la acción. Una vez llegaron al campamento vieron que seguia igual, básicametne porque son cuatro palos y no puede empeorar [Elegost]: Repasemos los objetivos. Tenemos que tomar el hacha del leñador. Los pedidos del herrero. Y el collar del mensajero. Y ... acabar con las arañas. [Santiago]: Y todo está en la guarida de las arañas. Bueno, centrémonos en las cosas a recuperar. Matar a TODAS las arañas, es algo a largo plazo. Con el pensamiento de que seguramente fracasaran a la hora de matar a todas las arañas y que seguramente deberían volver con mejor equipo, el Dúo empezó a prepararse... mañana deberían seguir buscando recursos para al menos tener una misión fracasada con éxito ¿O un exitoso fracaso? Participantes: @SwordsMaster @Stannis the Mannis Duración: 3 horas Tipo de evento: Corto Habilidades usadas: Santiago: Trampas/Cerraduras - Sigilo / Elegost: Buscar - Sigilo Objetos adquiridos: Dos hachuelas de hierro
  10. [Trama] [Tablón de misiones: Costasur] Las Arañitas

    Prólogo Recién llegados Agotados, sin más qeu simples pantalones rodeos: Los dos Montaraces pasaron una noche de perro. Habían al menos logrado crear una pequeña tienda donde resguardarse de la lluvia, una "cama" con ramas y hojas, un fuego donde calentarse. Santiago pasó la noche tiritante, Elegost lo llevó mejor, untarse de barro para retener calor. Pero ninguno descanso esa noche. A la mañana siguiente, entre pescas, charlas sobre enseñanzas arcanas: en las que Santiago luego de debates aceptó enseñar a Elegost lo que pudiera sobre las artes arcana; la tarde había llegado a ellos, la lluvia había menguado, era tiempo de ponerse en marcha. Cerca del campamento improvisado, había una pequeña granja, pintoresca, pero muestras de que había poca actividad o mucho trabajo. Luego de ofrecerse en servicio al granjero dueño de las tierras: los dos montaraces se pusieron manos a la obra. Habían logrado pescar, tenían arco de fuerzas parar reparar el carro del granjero, pero lo que no tenían era maña.Luego de atraer muchachas y oidos, los montaraces se dieron por vencidos, el carro estaba incluso peor que antes. Dieron las malas noticias al granjero, que no se lo tomó especialmente mal, así que pasaron a otra tarea: Recoger el ganado y llevarlo al redil, antes de que cayera la noche. Santiago con sus dotes de comerciante -Le viene en la sangre- logró atraer a dos de las tres vacas y Elegost no tuvo muchos problemas para convencer a la última vaca. Con el trabajo bien hecho, recocieron que esta había sido la tarea más limpia que habían hecho, sin muertas, sin destrozos... si no contamos lo del carro. Fueron hasta la casa del granjero, donde éste les invitó a cenar -cosa que le había prometido la mujer a Santiago- y tuvieron una cena que les calentó el estómago. Durante la cena preguntaron sobre trabajos y por la boca inocente de la nieta de los granjeros salió un nuevo tema: El acoso de unas arañas anormales en los caminos. Al aparecer unas arañas habían estado yendo hasta el camino de Stromgarde-Trabalomas y atacaban a los viajeros, entre ellos el mensajero del pueblo. Elegost se apresuró a decir que era una tarea digna de ellos, pero Santiago no estaba tan confiado. Sin equipo y sin armas, pelear contra arañas del tamaño de un caballo no sería tarea sencilla... terminaron aceptando en hablar con las gentes, gobierno local, herrero y milicia sobre el asunto, así poder conseguir algo mejor que palos afilados. El granjero les dejó algo de ropa de sus hijos: destinados ahora en Gilneas. Además podrían dormir esta noche en el establo, al menos estaría mejor que dormir en el exterior. Luego de algunas palabras cruzadas y ponerse la ropa nueva, los dos Montaraces se sumergieron en el primer sueño reparador que tenían en varios días. Mañana tendrían más trabajo por delante y no sería fácil. Continuará... Participantes: @SwordsMaster como Santiago @Stannis the Mannis como Elegost y mastreador del rol Duración: 3 horas Tipo del evento: Corto Habilidades usadas: Santiago: Supervivencia-Fauna-Etiqueta / Elegost: Fauna-Supervivencia-Atletismo-Carpintería-Etiqueta Detalles de la misión principal:
  11. Tablón de Misiones: Arathi,Trabalomas y Alterac.

    La tomo con Elegost ya que está por la zona, llenos de ánimo y entusiasmo ¿Verdad, Bro?
  12. [Evento de Tablón Misión Trabalomas] La asistencia a Dun Garok

    Parte 2 ¿Victoria? ¿Victoria dices? El cuerpo de artilleros de Dun Garok llevaba horas esperando la señal del dúo Montaraz.. pero esta no llegaba. Pasaron horas... y seguían sin aparecer. Había pasado más de medio día desde que los dos Montaraces salieron en el brulote, lleno de explosivos, con una pistola de bengalas para avisar a la artillería y algo de suministros varios. Una vez en alta mar, se dieron cuenta de que ¿cómo llamarían la atención de los piratas? ¿Con los explosivos del barco que navegaban? ¿Con la pistola de bengalas? La mejor idea fue: Cantando. Sí, cantando, cuales sirenas atraerían a los piratas de Jack el Lampiño... Y funcionó. Mientras Elegost cantaba la sexta estrofa de la canción del Montaraz: un estruendo de cañón resonó. Había una lluvia y bruma que apenas dejaba ver... y solo alcanzaban a escuchar una voz chillona que daba ordenes a otros barcos menores. Cuando Ele y Santiago vieron la gran nave insignia, sabía que la cosa se estaba poniendo fea. Santiago terminó por usar la pistola de bengalas. Los enanos se la habían dado porque los consideraban lo suficientemente suicidas como para arriesgarse a usarla. La idea era que dispararan una vez estuvieran en la isla de los piratas y con suerte los enanos podrían destruir toda la flota. El resultado de ese disparo fue otro... -Estamos muertos ... -Dijo Santiago cuando vio que la luz de la bengala se ocultaba entre las nubes de tormenta. -Aún no.. ¡PRIMO VICTORIA! -Y Elegost intentó algo desesperado: encender la mecha de los explosivos del barco y hacerlo estallar todo por los aires. Funcionó tarde y mal, cuando quisieron darse cuenta estaban rodeados de galeras y la mecha se estaba acabando. Lo único que recordaban los Montaraces luego de eso...fue bastante dolor, un terrible y agudo dolor. Mareo, nauseas, pérdida de la audición. Sí, estaban en la muerte, pero eran Montaraces, resistentes veteranos de lo peor que había tenido la humanidad en estos dos últimos años; con un poco de tiempo los Montaraces volvían a estar en pie, pero desnudos y sin nada salvo la vergüenza. Abatiendo gaviotas El dúo estaba encerrado en una celda del barco insignia de Jack el Lampiño. Nadie acudía a sus gritos y los dos hombres estaban más que desesperados. Recordaron la pistola y la posibilidad de que al menos pudieran destruir todo el lugar.. aunque no sabían si estaba en alta mar o encalados y tal como estaban de mal, no pudieron determinarlo. Fingieron pegarse, estar heridos, que Santiago había encontrado oro.. pero fue Elegost y sus promesas de contar los secretos de la fortaleza de Dun Garok que el Lampiño apareció; y los Monteros se rieron por su voz y apariencia, hasta que descubrieron quién era. De nuevo intentaron de todo, Santiago quería persuadirse y propinarle de golpes tras los barrotes, luego más promesas de contarle secretos de los enanos... pero el Lampiño no se lo creía aunque aceptó un combate a muerte entre Elegost y el mejor de sus hombres. Ahora quedaba el asunto de la pistola de bengalas. -¿Habláis de esta pistola? -Jack sacó la pistola con las cargas, increíblemente había sobrevivido al desastre. Elegost quería de recompensa solamente la pistola... el Lampiño sospechaba de la importancia y preguntó: Elegost dijo que creaba tormentas, Santiago respondió que era mentira, que solo era para cazar gaviotas: Decir que el Lampiño creyó más a Santiago que a Elegost. Al final se encontraron todos en la cubierta, apañados con unos pantalones harapientos, Santiago al lado de Jack y Elegost con un cuchillo frente un ágil tuerto duelista. Santiago con su pico de oro y sus líos, consiguió liar a los piratas y enfurecer a Jack. Primero intentó que disparar la pistola, como abriendo el duelo, pero no coló, aunque sí coló el cabreros y tocarle la mora: siendo el Lampiño un adolescente, esto sí tuvo efecto. -¡Callarse todos ya! ¡Siendo hijo de Jack Handsome, tengo el derecho a hacer lo que YO quiera! ¡Ahora atentos! Jack el Lampiño disparó la bengala... y ahí el infierno llegó a la tierra. -¡lLa habéis cagado! ¡Idiotas! -Vociferó Elegost al ver como al final había salido todo como ... "se planeaba" Aunque el duelista pirata se abalanzó sobre Ele, pero el montaraz era más rápido y se apartó a tiempo. Mientras los piratas y el propio Jack se preguntaban qué habían disparado al cielo: Santiago y Elegost se pusieron en el costado del barco. Sonó un estruendo: la señál de los enanos. Pronto cayeron más proyectiles pero Elegost y Santiago de nuevo fueron más rápidos y cayeron al mar. Nadaron y nadaron.. mientras a sus espaldas los barcos de los piratas eran reducidos a cenizas entre gritos de agonía. Se dijeron muchas frases, se lanzaron muchos insultos, pero el caso es que el dúo había logrado su objetivo aunque no terminó como pensaban. En la casilla de salida No lejos de las costas del pueblo de Costasur: dos pescadores con su barca estaban tan tranquilos, hasta que oyeron explosiones a lo lejos en unas islas rocosas. -Esos deben ser los enanos. ¡Malditos, van a reventar todos los peces y asustarlos! ¡Johan, acércanos, quizás podamos capturar alguno en nuestras redes! -Pero lo que pescaron los dos hombres, fue al dúo. -Tuvimos que dejarlos en el mar. ¡Son solo dos muertos, bah! -Pero no podemos dejarlos, son personas, no muertos. -Pues me quedaré el cuchillo del rubio... Cuando el anciano pescador intentó tomar el cuchillo que aferraba Elegost entre los dientes... este despertó y por poco no le corta la yugular al viejo. Los dos pescadores salieron corriendo asustados mientras el dúo se despertaba. Mientras se reponían de la natación y la paliza del día, se dieron cuenta que no estaban en Dun Garok, que era Costasur y que la fortaleza enana quedaba muy, muy lejos. Era imposible ir hasta allí. No tenían equipo, no tenían orientación, no tenían suministros para el viaje. Por no decir, no sabían siquiera si habían logrado su objetivo ¿si volvían con los enanos, estos les ayudarían? quién sabe... El Dúo estaban sin nada, perdidos en mitad de Trabalomas. De nuevo estaban en la casilla de salida. Conclusiones Contrabando en Costasur disminuido Acoso a los barcos enanos de Dun Garok: Paralizado temporalmente "Muerte de Jack el Lampiño" Flota de Jack diezmada Banda de Jack e isla refugio: Diezmada por la artillería enana y las explosiones del brulote. Los Enanos de Dun Garok están en deuda con los Montaraces Elegost y Santiago Elegost y Santiago quedan sin más que los pantalones que llevan puestos y un cuchillo Participantes: @SwordsMaster como Santiago de Sveri @Stannis the Mannis como Elegost y mastreador. Duración: 3 horas Tipo de evento: Evento largo Habilidades usadas: Santiago: Nadar-Etiqueta-Advertir/Notar-Navegación. Elegost: Defensa-Canto-Advertir/Notar-Nadar-Etiqueta Misión del Tablón de Trabalomas-Arathi:* Completada con más o menos satisfacción y aceptación. * @Thorch @Malcador
  13. [Evento de Tablón Misión Trabalomas] La asistencia a Dun Garok

    Interludio Se preparan para la batalla. Santiago en persona supervisaba como los enanos cargaban y preparaban el brulote: una pequeña embarcación llena de explosivos para hacerlo estallar contra las fuerzas del Jack el Lampiño y mandarlo a él y su tripulación al infierno. Los enanos reían mientras cargaban y amarraban todo, Santiago por su parte se encontraba muy seguro y confiado: ¿Desde cuando había brotado esa confianza en él? ¿Esa seguridad ante planes suicidas? quizás con todo lo que había vivido o mejor dicho: sobrevivido, pues ya no se mostraba atemorizado ante tales misiones. -Barco preparado y aguardando, listo para reventar ratas de mar. Tiene arpeos para engancharse al navío que quieras volar en pedazos... Procurar no quedar cerca cuando explote. Buena caza, pescar algo grande. El enano se marchó, dejando a Santiago pensando... al cabo de un rato se volvió a la fortaleza de Dun Garok, era momento de avisar a Elegost y pasar al ataque; los dados habían sido echados, victoria o muerte, no habría secundas oportunidades.
  14. [Evento de Tablón Misión Trabalomas] La asistencia a Dun Garok

    Parte 1 Consiguiendo apoyos Una Montaraz enana, pelirroja y de ojos verdes, cenaba con otro enano: armado hasta los dientes y calvo como una perla. -Creo que esos dos lo conseguirán. He oído que acabaron con aquel mago loco humano. -La enana hablaba con confianza y segura de lo que decía. -Se les dará bien matar a otros humanos entonces. El rubio pidió una barca, cajas y explosivos. Al final les harán una trampa... o se suicidarán, como sea. Santiago y Elegost comían mesas más allá, pensando en el plan que usarán contra los piratas. Ya lo habían decidido. Era un plan loco y tenia mucho de improvisación. Tomar una barca, meterse, llenarla de explosivos, que tomaran la barca -Cuales piratas saqueadores que eran esos tunantes- y hacerlo estallar. ¿Si el Jack el Lampiño no estaba? pues se dejaban capturar y los mataban desde dentro. ¿Plan muy provisto a la suerte? por supuesto, así es como ellos actuaban. Horas antes de eso, habían estado buscando el apoyo del mago loco que ayudó a Santiago. El Montaraz arcano tomó la tarea del capellán enano de la fortaleza, que le pidió acabar con el mago pues según él: era un herético. Si acaban con el mago, les daría algo a cambio. Santiago fue hasta un punto, el último lugar en el que vio al mago, rastreó su magia y dio con la casucha del mago. Entró... y no se sabe qué pasó allí, pero todo retumbó y la casa se viene abajo, saliendo Santiago antes de que todo se derrumbara. Luego de intercambiar magia oscura con flechas y unos perdigones... todo parecía estar contra los Montaraces, pero el mago -El cual se descubrió que era un No-Muerto- en un intento desesperado por acabar con ellos: conjuró un poderoso hechizo oscuro que hizo que reventara él y los escombros de su casa. Misión cumplida. Muerto el mago, el capellán enano aceptó recompensarlos con ... Un arco. Pero no un arco cualquiera, Elegost fue cuidadoso de pedir uno bueno. ¿Un arco a cambio de un brujo no-muerto? Bueno, Santiago y Elegost no se pusieron de acuerdo con la recompensa. Aún quedaba la tarea principal, pero esta pequeña tarea había dado un voto de confianza a los enanos. O quizás solo demostraba que el dúo Montaraz era tan imprevisible como caótico en sus acciones. Santiago siguió intentando conquistar alguna Enana con sus artes sureñas mientras Elegost buscaba una enana albina. ¿Por qué? cosas del dúo. Mañana deberían prepararse para la gran tarea y esta era la forma que tenían de despreocuparse... Nota de autor: Se me olvidó decir que Santiago si obtuvo algo del sacerdote enano: un parche ocular. El parche sería usado para aparentar ser un pirata. Santiago puede que tenga un ocho de inteligencia, pero muchas veces o era ingenuo, o demasiado idiota.. ¡Pero quién sabe! cuantas veces algo estúpido como esto salia bien y conseguían sus propósitos -En verdad solo funcionaba la mitad de las veces- Continuará... Participantes: @SwordsMaster y servidor Duración: 2-3 horas aproximadamente Tipo de evento: Evento corto Habilidades usadas: Santiago: Rastrear magia-Arco Corto-Etiqueta. Elegost: Rifle de chispa (No la tiene, pero es el arma que usó)