Bienvenido a Rol Errante

Regístrate para conseguir acceso a las características de Rol Errante

Es posible que el mensaje de registro se envíe a "Correo no deseado"

Una vez registrado y conectado tendrás acceso al contenido de nuevo miembro y podrás ponerte en contacto con los demás miembros de la comunidad a través del chat, editar tu perfil y entre otras características acceder a los formularios para la creación de fichas de rol. Una vez tengas el personaje aprobado pasarás a ser usuario regular y dispondrás de voz y voto en el parlamento así como acceso al resto del contenido..

 

¡Anímate, te esperamos!

Stannis the Mannis

Rolero
  • Contenido

    332
  • Registrado

  • Última Visita

Reputación en la Comunidad

343 Excellent

Sobre Stannis the Mannis

  • Rango
    Advanced Member

Visitantes recientes en el perfil

12.181 visitas al perfil
  1. Corre. Salta. Y pega espadazos sin ton ni son.

    ~Al mejor de cinco~ Santiago vino a media tarde a la casa de su bro, para seguir con los entrenamientos para el torneo. Hoy estaba radiante, enérgico, lleno de vitalidad. Saltos, piruetas, golpes en el aire... Nada podía parar al joven. Elegost tardó un tanto en salir a entrenar con él, pero cuando se encontraron en la puerta, era como despertar un volcán. ¡Piruetas, saltos, triples en el aire! ¡Gritos de euforia! No eran hombres, eran Orcos en época de celo. La hija adoptada de Elegost, y la elfa Alay no daban crédito a lo que veían. Luego de escenas dignas de un circo, acabaron los dos amigos detrás de la casa, en el gran jardín para ponerse a practicar con espadas de madera y escudo. Aprendiendo a usar mejor el escudo y cómo aprovechar los flancos esgrimiendo dos armas en cada mano... Santiago se desenvolvía con soltura y no tardó en superar a Elegost, que acabó cansado y pasando el relevo a Alay, mientras él preparaba la cena, pues la noche se cernía ya. La elfa hacía ya mucho que no empuñaba una espada -aunque fuera practicas- y alzaba un escudo, pero estaba llena de ilusión por "jugar" y aprender, con Santiago. Claro que Santiago no iba a dejarle a Alay ni una oportunidad, aunque fuera un simple entrenamiento, por lo que la Elfa quedó más rato en el suelo y golpeada, que riendo y aprendiendo algo... Aunque quizá aprendiera a encajar mejor los golpes, luego de esa paliza. Alayratiel caía y se levantaba, Santiago en su saña le seguía dando, aunque le preguntó bien si quería parar, a lo que la elfa se negaba, pero Santiago acabó por finalizar luego de darle tres buenos toques en la preciada y hermosa cara de la elfa. Elegost volvió con ganas de más, pero esta vez no usaría arma alguna, sino su propio cuerpo. Si los primeros entrenamientos eran defensa y toque, y las reglas del torneo al que se enfrentarian, esta prueba sería resistencia total, hasta que uno quedara exhausto. Y vea Luz que los dos quedaran bien cansados luego de casi una hora de golpes de espada en el trasero -y otras zonas- y puñetazos en pecho y cara. Santiago había tenido "piedad" y sólo usaba una fragmentada espada de prácticas, pero aún así, puedo contra el desarmado Elegost, que aunque fue un reto, no pudo hacer nada contra Santiago, y Elegost por su parte, no logró dejar en el suelo al enérgico joven sureño, que aún cansado, seguía con fuerzas. Todo acabó, con una cena, agua caliente y cómodos cojines, pues más de uno estaba hecho un saco de trigo. Luego de toda una tarde, los tres amigos habrían aprendido algo, ya sea cómo saber llevar un golpe en la cara, a cómo darle a un escudado o blandir mejor una espada. Lo que estaba seguro, es que en el torneo no harían nada remarcarle... a menos que un milagro pasara. Eran buenos soldados, pero no campeones de torneos. Mastreado por: @Stannis the Mannis Duración: 2 horas. Participantes: @SwordsMaster Campeón de pruebas Santiago de Sveri @Stannis the Mannis el fortuito Elegost Faler. @Rupphire la elfa determinante Alayratiel. Habilidades usadas: Santiago de Sveri: Reflejos - Defensa - Atletismo - Espada corta Elegost Faler: Reflejos - Defensa - Espada pesada - Atletismo - Combate CC Ofensivo Alayratiel Aureaster: Reflejos - Defensa - Espada corta
  2. La noche de los Montaraces risueños... Y compañías

    ¡El Ejercicio os hará libres! A parte del deber, el honor, la justicia, su Dama, los gatos y la vida palaciega complaciente, a Elegost había otra cosa que le pirraba; EL EJERCICIO FÍSICO Por lo que aquella noche entre conocidos, cuando Santiago nombró que habría que ejercitarse para las pruebas del festival del León, los músculos de Elegost se apretaron como se aprieta una armadura de cuero de un matarife cualquiera. El vagabundo y amigo de los niños: Jasón. El bravo e intelectual Santiago de Sveri. La apuesta y mortífera Alayratiel... Una buena compañía para empezar unos ejercicios nocturnos usando el mobiliario urbano. Aunque decir, que el pobre Jasón, a su edad y mala vida, pues poco hizo aparte de fumar. Empezaron calentando, piernas, brazos, cintura... Y cuando ya estuvieron, empezaron a ejercitar las piernas con unas pruebas de salto a la valla, donde estaba claro que sólo Elegost pudo hacerlo bien sin apenas esforzarse. Santiago intentó mantener cierto ritmo pero la mitad del tiempo quedaba en ridículo y la pobre Alay comía más suelo que otra cosa. Luego de un respiro dado y la llegada de Runa, la medio loba -acompañada de Alondra- Quedaron el dúo de probar con actividades de resistencia ¿Y qué mejor que natación en aguas heladas fruto del deshielo de las montañas? ¡Al Falveri que fueron! Con mochilas de kit de Montaraz y usando la vieja balsa Falverina que cruzaba el río... llegaron al final, a las viejas ruinas. Olvidemos que Alay cayó al agua helada y Santiago prefirió cruzarlo a nado como un machote Enano. Con el campamento reorganizado para una noche de Montaraces Falverinos, quedaba prepararse para las pruebas de resistencia. ¡Y por supuesto que Elegost sería el más rudo de todos y lo haría en pelotillas! -Salvo por una capucha que oculte su vergüenza, la cual era su calva- Escalaron pendientes... Con más o menos suerte, pues la pobre elfa, de nuevo, no estaba hecha aún del material de los Montaraces. Cruzaron el bosque hasta un lago cercano, pues el río no era del todo al grado de este grupo de intrépidos hombres -y elfa- Cantando a la marcha el bravo Elegost, con su espada vivaz de rosa color, agitando el viento, acompañado por trotes de virilidad de Santiago, exhausto pero no rendido. No olvidar, a la elfa, de melena plateada que centella en tierra por dignidad inquebrantable, que aunque dolorida mantenía el espíritu bravo de un Falveri de pura cepa. El lago cristalino, de capa azulada producto de las lunas en el alto cielo claro, recibieron al grupo de intrépidos corredores. Elegost sin pensarlo se arrojó a las aguas frías, seguido por Santiago, que diestro como un marinero de Kul Tiras nadaba en el agua. ¿Y la elfa, que magullada, soberbia quebrada pero espíritu no le faltaba? ¡Pues también se lanzó a las aguas....! aunque no avanzó hasta donde no daba pie. Los montaraces retozaban en el agua, chapoteando y riendo, hasta que uno le dijo al otro de avanzar hasta un cercano punto... Alayratiel, que no temía a nada en este mundo en compañía de tan valientes soldados, los siguió, nadando como podía, manteniéndose a flote, jadeando y agitando piernas y brazos. Con risas y bromas martiriza Elegost a la pobre Elfa, hasta que Santiago pensó que sería buena ir a una cascada cercana.. porque nunca había estado. Por lo que allá fueron de nuevo, nadando con brío renovado, pero no por Elegost, que acabó dejándose llevar por la corriente y por puro ímpetu humano y suerte, no acaba muerto. En cambio, hombre y elfa peleaban por ver quién llegaba antes a la cascada. Aunque la elfa era inepta en el arte de la natación, pudo mantener su orgullo el alto, pues mantuvo siempre la pelea en el agua contra el astuto y veloz Santiago. ¿Y qué más decir? Hubo risas, hubo golpes, hubo carreras, canciones, saltos, elfas mojadas con poca ropa, un hombre desnudo, un perrito mojado con cara triste... Había sido una noche productiva, pero más de uno acabaría en cama con fiebre seguramente. ¡O no, porque todos sabían y saben que el dúo es el mejor DÚO que existe y nada puede con ellos! "Elegost cerró el libro. Observó complaciente el encuadernado libreto ... y bramó: ¡Alay, necesito otro pañuelo! Algo debería hacer mientras pasaba la gripe..." Rol casual de unas 4 horas por lo menos. Participantes: @Rupphire como la exótica Dama Alayratiel. @SwordsMaster como el leal bro Santiago. @Stannis the Mannis como el apuesto y calvo Elegost. Y no olvidar las apariciones de otros roleros invitados: @Focus como Jason Valentine, el tipo que parece malo pero no lo es. @Beretta como Runa -O Alondra, pero Alondra es el npc seguramente- . (La perra-loba que no ha sufrido daño alguno en el transcurso del rol) Habilidades usadas: Elegost: Buscar-Ofensivo-Nadar-Escalar-Atletismo-Canto-Defensa-Carpintería-Supervivencia Santiago: Nadar-Defensa-Escalar-Atletismo-Buscar-Canto-Supervivencia Alayratiel: Escalar-Atletismo-Nadar
  3. *Elegost:* ¿Peluca yo? ¿Pelo de elfa dices? Pero qué clase de estupidez esa esa. Son sólo unas canitas de nada. 

    a12e756e173fc42b25c1750381b50da2.jpg

     

    Spoiler

    *Elegost segundos antes de perder la peluca por una ráfaga salvaje de viento y quedar en evidencia*

     

  4. ¿Qué música estás escuchando?

    Se la dedico a @Janorey
  5. Ausencias.

    Hemos vuelto.
  6. El corte de pelo de moda entre los soldados y matarifes del imperio

    David_wenham_iron_fist.jpg

  7. Propicias venidas

  8. Ausencias.

    Lo mismo que el de arriba.
  9. [Evento] Bermellón II

    //Magnus von Everec irá. De alguna forma irá. A menos que yo no vaya, que entonces el pj tampoco por motivos técnicos.
  10. Misiva para el Cabo Elegost

    El doble de tiempo tarda en llegar una respuesta a la dirección de la primera carta. Quizás el auto yace muerto en un charco de sangre, en un bosque devorado por cuervos o Luz sabe. La carta lleva el sello del Imperio. -Porque nosotros también tenemos sellos bonitas- También tiene algunas gotas de tinta en los bordes.. quizás porque el escritor se quedó pensando antes de escribir, pluma en mano. Seré rápido y breve. ¿Si os pido que marcheis a la Muralla de Thoradin, sin más que mi palabra escrita de que os necesito aquí, a mi lado, como ya hicimos tiempo atrás... qué haréis? Hay muchas cosas que os debería decir en persona y no con escritos. Se acerca el invierno, ser Benet. La Usurpadora sufrirá por lo de Colina Roja, a su debido tiempo. Traed el sol e iluminar la senda o bien rezar por nosotros allá en el sur. La guerra se sigue librando aquí. El Montaraz. @Imperator PD:
  11. Lalaith Eithelarien - Sol Áureo

    Comprendió de artes de la Luz e inscripciones sacras. Luz Sagrada - Protección Crear Luz: Difi 12 - Nivel 1 (Toque) Crea luz sobre un objeto (no vivo) durante 10 minutos/nivel del hechizo. También puede usarse como rayo cegador para paralizar 1 turno al rival, se evita realizando una tirada de atributo Percepción dificultad = 12 (+1 por cada 3 puntos que el lanzador supera la dificultad del hechizo) o con defensa mágica en el caso de disponer de ella. - Sagrado Purificar alma:Difi 12 - Nivel 1 (Toque) : El taumaturgo sacro reclama las energías sagradas de la Luz para purgar toda molestia que aflija a un ser vivo (Veneno, maldición, heridas leves…etc) Sanación de toque: Difi 14 - Nivel 1 (Toque) Se ruega reclamar el poder que permita aliviar el dolor de los heridos, el taumaturgo reclama esencia sagrada entre sus manos la cual podrá aplicarse a heridas y fatiga acelerar su regeneración. Cura 2d6 puntos de vida, requiere contacto cuerpo a cuerpo. Detectar malestar: Difi 14 - Nivel 1 (Toque) El taumaturgo sacro usa su conexión con la Luz para detectar el estado de salud de la gente que le rodea. Le permite detectar a gente debilitada, al borde de la muerte, enferma o maldita con males ocultos… el análisis le revela información parcial del malestar. Inscripción Sacra Infundir Valor: Runas en papiro escritas con tinta bendecida las cuales marcan gestas heroicas que infunden valor al sujeto que recibe tal escrito. (Dura tantos turnos por habilidad tenga el escriba)
  12. Lalaith Eithelarien - Sol Áureo

    Historia Prólogo Puerto de Theramore – Año 29 según el Calendario estandarizado Imperial. -Las nueve de la mañana de un viernes cualquiera. Nadie en el puerto… Ni un alma salvo por los dos soldados que parados estaban en el rompeolas del puerto. El soldado veterano Theodore Fox: de porte serio, piel pálida y ojos grises, que más parecía una estatua decorativa en su armadura regional que un hombre de Gilenas; se encontraba de vigila en el puerto de la isla ciudadela de Theramore, observando el tormentoso cielo y las olas que golpeaban a los barcos amarrados en su cercanía. - Aún recuerdo cuando llegué aquí. Nunca me había montado en un barco y sabe la Luz que fui todo el viaje cagado de miedo -El joven guardia Stevenson, que no era tan pétreo como su compañero y siempre acababa por hablar solo. Justo como ahora. Realmente, el mar estaba muy picado, todo parecía indicar que una tormenta iba a azotar la isla en lo que quedaba de día. Pocos habían marchado ese día o antes, por temor a esta tormenta, pero siempre había algún rezagado o unos marineros sin miedo a la muerte. Iglesia de Theramore – Sala de estudio. -Atardecer del mismo día. Las luces anaranjadas del atardecer se colaban por las ventanas laterales de la iglesia, que iluminaban tenuemente la sala de estudios, lo suficiente para ver bien en las mesas sin necesidad de luz adicional. La sala de estudios no era la zona más concurrida de la iglesia, era un lugar para repasar alguna cosa en concreto o educar al inculto en determinado momento: que no este. Una elfa de piel morena y cabello trenzado, repasaba un tomo de las utilidades y propiedades de las plantas que crecían en el Continente de Lordaeron. Guía practica de herboristería – Por Matilda Roseburn; venia escrito en su portada ya desgastada. Tranquila y sola en la humilde sala, con la única compañía de su libro. Un olor a incienso, velas y humedad, una combinación a la que ella ya estaba más que acostumbrada, al igual que la simpleza de la que era ahora su hogar. Pero tanta tranquilidad acabó, cuando la puerta de la sala se abrió de pronto y un hombre de corte a lo coronilla y barba recortada habló firme y determinante. - Lalaith, necesito que acudas conmigo al ala médica. Tenemos una emergencia y necesitamos a todos ayudando. El Clérigo Athalarich dejó la puerta entreabierta y esperó que la elfa se pusiera en pie y marcha junto a él hasta la sala médica sin perder ni un instante. Capítulo I Los cuentos de los enfermos. Con tal tormenta que había fuera, un barco había naufragado al chocar con unas rocas no muy lejos del puerto. Los heridos eran unas cuantas decenas y sanadores iban atendiendo a los repostados heridos. Lalaith de inmediato se puso a atender a un hombre que aún llevaba puesto su ropa de antes de naufragar: Una armadura, tal cual, pulida y ostentosa. - Pero hombre de Luz ¿Cómo vas con esto puesto en un barco y con este clima? -Le dijo la afligida elfa al convaleciente hombre. - ¡Es mi equipo de aventurero, de guerrero, de odioso luchador combativo! -Reclamó el hombre, tiritando de frío, con claros síntomas de neumonía. La pobre elfa negó con una sonrisa, una de esas que les pones a un niño chico que aun sabiendo que lo que hizo es una idiotez, pues te callas y asientes. - He venido…. A combatir contra los orcos, viles criaturas malvadas. Deberían ser purgadas. - Ellos deben creer exactamente lo mismo, más cuando tú has venido a por ellos. - ¡Pero ellos son malvados, vinieron a nuestro mundo a matar a todos! -El hombre se removía y removía embutido en su armadura, haciendo que le fuera más imposible a Lalaith poder atenderlo. - La solución a la violencia no es más violencia. La muerte trae a la muerte… Y tú casi la tienes antes de tiempo. Anda, beber esto. Y embutiendo un vial por la boca, drogó al hombre que en un plis plas quedó dormido y fue más fácil de tratar. Lalaith siguió de herido en herido y acabó con un muchacho joven que tenía la pierna fracturada. - ¿¡Volveré a caminar, verdad!? -El muchacho agarró del hombro a la elfa que, pese a que el joven estuviera en pésimo estado, hacia incluso daño. - Hijo, debéis saber, que la Luz todo lo puede. ¿Cómo os llamáis? -Con delicadeza intentó retirar la mano del joven en su hombro. - Me ... me llamo Johnny. Soy de Kul Tiras. -Las lágrimas y las palabras brotaban de él con dificultad. - Yo me llamo Lalaith. Te voy a dar algo que hará que tu pierna se mejore ¿De acuerdo, cielo? -La elfa acaricio los cabellos nudosos del muchacho moreno, que asintió con temor en su rostro. h La mujer elfa le hizo beber lo mismo que al guerrero de antes y con la misma rapidez quedó dormido. Ese joven no volvería a andar, no al menos durante un buen tiempo o quizás nunca. El tiempo transcurrió hasta llegar a pasar la medianoche y había sanadoras; entre ellas Lalaith, que seguían atendiendo a los supervivientes del naufragio. - Disculpe señora… ¡Ejem! Eh ¿señorita? -El joven guardia Stevenson intentaba llamar la atención de Lalaith, sin alzar mucho el tono y unos pasos detrás de ella. -Busco a un compañero soldado. Debe ser el único de los que haya aquí. - Sí, pues claro, aún con fiebres y temblando no altera ni un ápice su expresión firme. -Lalaith estaba ya algo cansada, pero no borraba su sonrisa y tono afable. Theodore Fox permanece bien arropado, con un paño caliente en la frente. Sufría de fiebre y temblores. Stevenson explicó que su compañero se había arrojado al mar para ayudar a los marineros supervivientes y que había quedado agotado físicamente. - En menos de una semana estará como nuevo, parece un hombre muy fuerte. Sólo hay que ver esa expresión suya -Se atrevió a bromear Lalaith y Stevenson aunque algo nervioso y preocupado, sonrió a la broma. - El pobre, no tiene a nadie creo. No suele hablar mucho de su vida en Gilneas. -Stevenson observo a su amigo, que por una vez no le parecía tan firme y fuerte. - Hay personas que cargan con el pasado como si una maldición se tratara. -Lalaith no profundizó ni dijo más, pero Stenvenson sí. - ¿Y vos? Siendo una elfa, debéis haber pasado muchas penurias. - Algunas bien merecidas las tuve. Debe ser tarde para vos, es mejor que os retiréis… vuestro amigo está en buenas manos. Y con sonrisas acabó la conversación y la visita. Lalaith también tuvo que marchar a descansar y no alegre precisamente. Los heridos y las palabras cortas con el soldado no la dejaban dormir. Ella siempre le daba vueltas a las cosas y era tan frágil con las penurias de otros… Capítulo II Mareas de dolor. Los rayos del amanecer se colaban por la habitación compartida por las cuatro mujeres. Como la mayoría de las salas que eran más frecuentadas por los servidores del clero que del público, todo era sencillo y practico. Lalaith despertó con sudores fríos, con un ahogado grito que hizo despertar a su compañera de al lado. - ¿Pesadillas, Lalaith? -Dijo desde la almohada una humana rechoncha de rostro pecoso y cabellos rojos. - Siento haberte despertado, corazón… -Lalaith se llevó las manos a la cara. Se sentía mareada, el corazón le golpea el pecho con fuerza y le ardían los ojos. Su compañera que no se llamaba “corazón” sino Dorotea. Se bajó de la cama y camino descalza hasta la de Lalaith, para sentarse en el borde y darle un abrazo a la elfa. - Ya pasó, ya pasó. Todo eso quedó atrás. No debes temer al pasado…. Tú eres otra. Lalaith no dijo nada, sólo devolvió el abrazo y quedaron así durante unos minutos. Quizás Dorotea se había quedado dormida ahí. Pero no era la primera vez. Muchos eran los que tenían pesadillas, media isla debía tenerlas. Todos habían dejado atrás los horrores sufridos, las pérdidas, iniciar un nuevo comienzo en un lugar extraño… pero Lalaith además tenía otros males, males que algunos conocían, pero ella mantenía ocultos salvo para los más cercanos del clero, aquellos que la habían aceptado en su día. Las pisadas de las sandalias de Lalaith y el canto de los pájaros era lo único que se escuchaba en el claustro; la iglesia contaba con uno, pequeño, pero con un hermoso jardín, una fuente elaborada, bancos e incluso una capilla en el centro. Lalaith caminó por el cuadrilátero durante un rato, repasando sus quehaceres hasta que paró y se sentó en el borde de piedra. Años habían transcurrido desde que marchó del este… años de lenta superación, de adaptación y aprendizaje. Las cosas que hizo tiempo atrás no las iba a olvidar y siempre estarían fustigándola. Da igual que fuera todo lo sacrificada y humilde, había cosas que no podían cambiar y ella no conseguía aceptarlas. Un día sin más, se sintió enferma, agotada, deprimida. Ya no sonreía, ya no tenía apetito, ya no visitaba a su amiga la herborista con la que charlaba durante horas cuando tenían un tiempo libre. Tan mal era su estado que el Clérigo Athalarich, que era su confesor y el primero en saber qué había hecho allá en su patria, tuvo que hablar con ella, ya por temor y preocupación. Lo que entre ellos hablaron nadie lo sabe, pero después de eso tomó sus cosas y marchó de la iglesia para ir a por provisiones… Iría allá donde necesitaran su ayuda y empezaría a trabajar a fondo en las personas de Theramore. No podría estar quieta en el lugar, cuando los espectros del pasado y las penurias de la gente la atormentaba. Capítulo III Sanadora en Theramore Barrio comercial de Theramore – Año 30. – Comienzos de año -Por la media tarde. - Este vestido es precioso… ¡Oh Lucecita, ese tocado hace juego con las guardamuñecas de placa! Sastre, tome mis medidas, quiero uno como su maniquí de allí. Lalaith revoloteaba por la sastrería ante la atenta mirada del Gnomo que corría detrás de ella, avisándola de que si no estaba quieta, no podría hacer su trabajo… pero no había forma. Las creencias materialistas de Lalaith luchaban o se mantenían en consonancia con su espiritualismo. Su idea era juntar las dos cosas, pues era imposible cambiar del todo y vivir sin un aspecto era como desprenderse de por ejemplo; sus piernas. Con ropas no muy adecuadas pero fastuosas, marchó a la herboristería. Pero de camino, se topó con una herrería de la zona, la cual tenía la zona de trabajo expuesta a la calle… El herrero barbudo y con brazos musculosos parecía más un enano que un humano. Replicaba en el yunque con su martillo, como el relámpago en la noche. Lalaith quedaba ensimismada por el porte del herrero, pese a estar cubierto de escoria y sudor. Un asco, le daba asco… por eso estaba ensimismada. Le parecía asombroso que un trabajo tan sucio fuera tratado con tal devoción como la que le tenía el herrero. El hombre comprobaba su obra… y si no le gustaba, volvía a fundirlo. Lalaith quedó mirándolo por lo menos una hora, hasta que al final se acercó para decirle algo. A medida que se aproximaba a la forja, el calor le hacía doler la cabeza, pero ella se mantenía firme. - ¡Señor herrero, señor herrero! ¡La Luz sea con vos! -Pese a que Lalaith gritaba a viva voz, el herrero con sus golpes en el yunque no le hacía caso. A la elfa no se le ocurrió otra cosa que tomar unas tenazas que colgaba de un pilar y lanzarlas cerca de donde estaba el hombre… que rápidamente miró hacia la elfa, no de muy buenas formas. - Señor herrero… me preguntaba yo, en mi total ignorancia. ¿Cómo forjó su primer martillo? - Lárgate de aquí de una puta vez - La Luz se lo pague buen hombre. Lalaith se marchó de ahí con prisas. había cosas en los humanos, que aún no comprendía bien. Parece que eran menos propensos al trato personal o al menos no tenían tantos modales como los elfos. - Pobre hombre, que no sabría cómo explicar la creación de su primer martillo. -Se decía a si misma mientras caminaba con andares muy femeninos, por las calles del mercado de Theramore. Cerca de la salida de la ciudad hacía los cenagales, había una casa de madera con un cartel con la forma de una planta y unas letras que indicaban que era una herboristería. Lalaith tocó la puerta principal y entró… la fragancia de diversas plantas la atontó por unos segundos hasta que una mujer de pasados ya los veinte la recibió - ¡Lalaith, dichosos sean los ojos con los que se te ven! Hacia muchísimo que no te pasabas por aquí, amiga mía. - He estado decaída, tesoro. Pero al verte ya estoy mucho mejor. Con abrazos y besos se reencontraron. Charlando al final de trivialidades mientras tomaban algún exótico té. - Así que tu idea es aventurarte por tierras peligrosas porque según tú, la Luz te ha mandado dar tu vida por los demás como condena por sus actos del pasado. - Sí, eso resume las dos horas en las que he estado contándote mi vida. Las dos se rieron … pero Jasmina, la herboristería no se sería muy contenta ella. - Estás loca. Si sales al pantano, te van a devorar mil y una alimañas. ¿Por qué no vuelves a la iglesia? - No puedo seguir encerrada… ¡Necesito ver mundo, conocer gentes! Tengo la ilusión de reparar el daño que hice, de mejorar la vida de los demás. Mira, estoy escribiendo unas crónicas. Lalaith sacó un cuaderno inmaculado, nuevo, recién facturado. - Está vacío, Lalaith… -Jasmina pasaba las hojas, pero nada, no había nada escrito en sus hojas en blanco. - Pues claro que está vacío, cielo… ¡Es por eso que debo viajar! Debo llenar cada una de esas páginas con las crónicas: los sucesos del mundo, las personas que conozco, los eventos que sucedan a mi alrededor. Incluso, sobre las tradiciones de mi gente. - ¿Tu gente? ¿Los elfos? Si aquí hay muchos… - Hay muchos y temo que pierdan su razón de ser. Entre tú y yo, que no suena mal pero poco a poco los veo más como humanos que como elfos. Los elfos imitan a los humanos y ellos a los elfos. Es una locura. - Tal locura como tu idea... El tema de conversación fue pasando a otro.. y a otro… y al final acabó. Jasmina no quería que su amiga corriera peligros, era evidente, pero Lalaith estaba demasiado segura de lo que haría. Jasmina abrió la boca… la mujer de pelo rizado negro y ojos verdes esmeralda se quedó blanca como una muerta. - Si te quedas con la boca abierta así, se te meterán mosquitos. La mujer resopló y se pasó las manos por la cara. - Lalaith…. Mira, ten. -La mujer volvió adentro y al rato le pasó un libro, un saquito con hierbas. -Vas a necesitarlo. Las dos mujeres; humana y elfa se dieron un fuerte y último abrazo. Lalaith lo tenía pensado todo. Marcharía hacia el oeste y se pondría al servicio de la Iglesia de la Luz e iría por las tierras, portando la palabra de la Luz, cumpliendo su deber con ella y con la gente de buen corazón. Capítulo IV y epílogo. El sol naciente -Punto inconcreto en el Mare Magnun - ¡De verdad os digo, la Luz me habló y me dijo que debía de ayudar al indefenso y reconducir mi vida! - Es una bruja, una bruja hereje elfa. - Todas las elfas son brujas. - Eso es racista, Santagus - ¡Que me llamo Sandocán! Era ridículo cómo había quedado Lalaith a merced de unos marineros. Pero no unos cualquiera, sino los mismos que debian llevarla a puerto… Ahora debatían porque Lalaith hablaba de visiones de la Luz y demás locuras que a los marineros no les hacía mucha gracia. Y eso que solo llevaban dos días navegando. - A ver, está claro, que si está con la Iglesia… ¡Pues llevará un tabardo! -Dijo uno de los marineros, que habría tomado mucha agua de mar. - ¿Un tabardo? ¿¡Con este vestido!? -Lalaith alzo las largas cejas, parpadeó y rodó los ojos, poniendo una sutil mueca de asco. - No viste como los que son de la iglesia… - Normal, es una elfa, os digo que es una bruja elfa. - Y dale con las peras al almo, Santagus. - Chicos, escuchadme. ¿No es evidente que soy una servidora de la Luz? ¡Si brillo y todo! -Replicó Lalaith, esperando que fueran tan tontos como para aceptar eso. - Normal, eres muy morena. Al final acabó por llegar el capitán Nautelius: el joven capitán moreno que casi parecía haberse bañado en chocolate y que era el chiclé del capitán de los cuentos de piratas. - Lleváis días con esto. Veis una elfa y os volvéis locos. ¿Ahora qué es? ¿Que puede invocar tormentas? ¿Que escucháis cosas al pasar al lado de ella? - Capitán. Viste demasiado provocador y dice que la Luz le habló - No me habló, cariño… La Luz no habla, tú sientes algo y… - ¿¡Lo ve Capitán!? Claramente es herético. Que yo estudié… yo sé de estas cosas. Y de que la Emperatriz es el ideal supremo a que todo ser humano está -Pero fue callado por las voces de sus propios compañeros… todo era griterío. - ¡¡SE ACABÓ!! -Nautelius disparó una de sus pistolas, dejando un agujero en el techo de la sala del barco que usaban para el ocio. - Chicos, chicos -Decía Lalaith en mitad del silencio. – Si todos tenemos unos turnos de palabra, estoy segura de que encontraremos el modo de resolver este problema. Por ejemplo: empiezo yo. Una semana le llevó explicar que no era una hereje ni estaba loca. Una semana, curando a heridos, discutiendo, enseñando truquitos de la Luz y haciendo dibujos a los marineros. - Verá, santidad… - Con “Su Iluminidad” basta, hijo mio. -Le contestó Lalaith a un marinero que se estaba confesando en privado con ella. - Su ... eh... su ¿Iluminidad?” -Lalaith asintió. – Vale pues verá. Yo siempre que voy a puerto, me voy al burdel. Siempre, pero siempre. Y claro, yo a veces me pregunto ¿Y si tengo hijos por ahí que no sé si son míos? A veces me lo pregunto y me siento mal… yo no sé qué hacer. - Eso hijo mio, no está bien. - ¿Tener hijos? - No… No eso, a ver déjame terminar. No está bien que vayas a los burdeles. - ¡Pero los demás van! -Dijo en alto el marinero, aunque luego bajara la cabeza pues Lalaith le recriminó con la mirada. - No está bien que vayas con una y otra mujer. ¿Tú no sabes que eso es peligroso? Y que no, hijo, no está bien… Les rompes el corazón y tú también. ¿A ti te gustan las mujeres? - ¡Hombre que si me gustan! -El marinero bufó y asintió. pero se le fue borrando la sonrisa ante la mirada de la elfa. - No puedes estar con tantas mujeres ni gustarte tantas, porque tu alma se gastará. Estos actos viles donde te desvives por los sentimientos pasionales rompen tu alma, la corrompen al dejarte caer en la depravación y el descontrol. Tu alma será torturada hasta la infinidad en el vacío, por seres oscuros que jugarán con tu maltrecha y oscura alma, como el niño que juega sin preocupación con sus muñecos. El marinero quedó enmudecido… no se atrevía a decir nada, no luego de ese aviso de tormento por toda la eternidad. - Es más, noto tu alma ya corrompida, hijo mio… -Dijo con mucho pesar Lalaith. - No.. ¡No! Debe.. debe haber una forma de salvarme de todo eso ¿No? - Pues claro que hay: Dejad esta vida de vicios. Ser bondadoso, dar lo que no necesitéis e ir a la iglesia cada día. La virtud no tiene parangón ni debilidad. Arrepentirse es el primer paso para la salvación eterna. Un beso del marinero en la mano de Lalaith… una reverencia y el marinero se marchó, esperando llegar a puerto para dejar atrás su mala vida. Con ese ya había tres arrepentidos, no estaba mal y ella estaba contento. Pronto llegaría a costas del este y la verdadera labor comenzaría. ¿La recibirían como en el barco? ¿Con miedo y luego odio, para acabar con adoración y respeto? ¿Acabaría ella misma cediendo a su pasado y volviendo a los deseos oscuros que albergaba su corazón? Era esto último lo que ella más temía… Pero ella no tenía las respuestas para estas preguntas.
  13. Lalaith Eithelarien - Sol Áureo

    ~Lalaith Eithelarien~ Raza: Quel’dorei Sexo: Femenino Edad: 131 (Cumpleaños el 15 de septiembre) Altura: 1.75 cm Peso: 65kg Lugar de nacimiento: Lunargenta – Quel’Thalas Ocupación: Servidora de la Iglesia de la Luz Nacionalidad: Theremotiana /¿? El Jardín de las Delicias~ Descripción física: Lalaith es una alta elfa… y no, no me refiero a su raza sino a que es eso: alta. Además de su tamaño, es también voluptuosa sin perder la figura o la gracia propia de su raza, pero si que no es una muñequita de parcela Thalassiana. Cintura estrecha y caderas prominentes. De pecho preponderante y bellas piernas, así como unos muslos agraciados, pero firmes. De manos y pies finos, dedos largos y delgados, al igual que la de los pies. De piel morena y cabello larguísimo que le pasa de la cintura de castaño claro. Labios gruesos y de un tono apareja de la piel. Descripción psicológica: En Quel’Thalas lo tuvo todo desde pequeña y eso aclimató que fuera una persona materialista, obsesiva con la imagen, con la ostentación y la satisfacción de los deseos. Además de arrogancia en base a su comodidad y conocimiento… pero eso cambió cuando el reino cayó y lo perdió todo. En la actualidad es desprendida, cariñosa, de trato informal, salera, compasiva… Parece que intentara llegar a santa. Se toma quizás demasiadas confianzas, eso podría ofender y molestar al más serio, pero no a ella, que más bien se sentirá apenada. Pese a todo, sigue dando importancia a la apariencia y las buenas formas, sin importar el lugar donde esté metida. Amante de las artes, culturas e historias de todo tipo -a poder ser educativas-. Muy sacrificada con todos, dando sus últimas energías y todas las atenciones a los demás antes que ella misma. También es demasiado sentimental, por lo que es fácil dañarla en personal, sea o no la intención del otro.
  14. [Ficha] Lalaith Eithelarien

    Ficha Atributos 6 Físico 6 Destreza 8 Inteligencia 6 Percepción Valores de combate 24 Puntos de vida 24 Mana 7 Iniciativa 6 Defensa Habilidades Físico Destreza 1 Cabalgar 1 Nadar Inteligencia 1 Fauna 2 Religión (La Iglesia de la Luz) 2 Sanación/Hierbas 2 Tradición/Historia (Universal) 1 Dibujo 1 Inscripción 1 Infundir valor (Inscripción) 1 Purificar Alma 1 Sanación Toque 1 Detectar malestar 1 Crear Luz Percepción 1 Advertir/Notar 2 Etiqueta 1 Reflejos 1 Música (Laúd) 1 Canto Escuelas/Especializaciones Sagrado Purificar alma: Difi 12/Toque: El taumaturgo sacro reclama las energías sagradas de la Luz para purgar toda molestia que aflija a un ser vivo (Veneno, maldición, heridas leves…etc) Infundir Valor: Runas en papiro escritas con tinta bendecida las cuales marcan gestas heroicas que infunden valor al sujeto que recibe tal escrito. (Dura tantos turnos por habilidad tenga el escriba)