Bienvenido a Rol Errante

Regístrate para conseguir acceso a las características de Rol Errante

Es posible que el mensaje de registro se envíe a "Correo no deseado"

Una vez registrado y conectado tendrás acceso al contenido de nuevo miembro y podrás ponerte en contacto con los demás miembros de la comunidad a través del chat, editar tu perfil y entre otras características acceder a los formularios para la creación de fichas de rol. Una vez tengas el personaje aprobado pasarás a ser usuario regular y dispondrás de voz y voto en el parlamento así como acceso al resto del contenido..

 

¡Anímate, te esperamos!

Stannis the Mannis

Rolero
  • Contenido

    187
  • Registrado

  • Última Visita

Reputación en la Comunidad

198 Excellent

Sobre Stannis the Mannis

  • Rango
    Advanced Member

Visitantes recientes en el perfil

3.231 visitas al perfil
  1. Tablón de Misiones: Arathi,Trabalomas y Alterac.

    La tomo con Elegost ya que está por la zona, llenos de ánimo y entusiasmo ¿Verdad, Bro?
  2. [Evento de Tablón Misión Trabalomas] La asistencia a Dun Garok

    Parte 2 ¿Victoria? ¿Victoria dices? El cuerpo de artilleros de Dun Garok llevaba horas esperando la señal del dúo Montaraz.. pero esta no llegaba. Pasaron horas... y seguían sin aparecer. Había pasado más de medio día desde que los dos Montaraces salieron en el brulote, lleno de explosivos, con una pistola de bengalas para avisar a la artillería y algo de suministros varios. Una vez en alta mar, se dieron cuenta de que ¿cómo llamarían la atención de los piratas? ¿Con los explosivos del barco que navegaban? ¿Con la pistola de bengalas? La mejor idea fue: Cantando. Sí, cantando, cuales sirenas atraerían a los piratas de Jack el Lampiño... Y funcionó. Mientras Elegost cantaba la sexta estrofa de la canción del Montaraz: un estruendo de cañón resonó. Había una lluvia y bruma que apenas dejaba ver... y solo alcanzaban a escuchar una voz chillona que daba ordenes a otros barcos menores. Cuando Ele y Santiago vieron la gran nave insignia, sabía que la cosa se estaba poniendo fea. Santiago terminó por usar la pistola de bengalas. Los enanos se la habían dado porque los consideraban lo suficientemente suicidas como para arriesgarse a usarla. La idea era que dispararan una vez estuvieran en la isla de los piratas y con suerte los enanos podrían destruir toda la flota. El resultado de ese disparo fue otro... -Estamos muertos ... -Dijo Santiago cuando vio que la luz de la bengala se ocultaba entre las nubes de tormenta. -Aún no.. ¡PRIMO VICTORIA! -Y Elegost intentó algo desesperado: encender la mecha de los explosivos del barco y hacerlo estallar todo por los aires. Funcionó tarde y mal, cuando quisieron darse cuenta estaban rodeados de galeras y la mecha se estaba acabando. Lo único que recordaban los Montaraces luego de eso...fue bastante dolor, un terrible y agudo dolor. Mareo, nauseas, pérdida de la audición. Sí, estaban en la muerte, pero eran Montaraces, resistentes veteranos de lo peor que había tenido la humanidad en estos dos últimos años; con un poco de tiempo los Montaraces volvían a estar en pie, pero desnudos y sin nada salvo la vergüenza. Abatiendo gaviotas El dúo estaba encerrado en una celda del barco insignia de Jack el Lampiño. Nadie acudía a sus gritos y los dos hombres estaban más que desesperados. Recordaron la pistola y la posibilidad de que al menos pudieran destruir todo el lugar.. aunque no sabían si estaba en alta mar o encalados y tal como estaban de mal, no pudieron determinarlo. Fingieron pegarse, estar heridos, que Santiago había encontrado oro.. pero fue Elegost y sus promesas de contar los secretos de la fortaleza de Dun Garok que el Lampiño apareció; y los Monteros se rieron por su voz y apariencia, hasta que descubrieron quién era. De nuevo intentaron de todo, Santiago quería persuadirse y propinarle de golpes tras los barrotes, luego más promesas de contarle secretos de los enanos... pero el Lampiño no se lo creía aunque aceptó un combate a muerte entre Elegost y el mejor de sus hombres. Ahora quedaba el asunto de la pistola de bengalas. -¿Habláis de esta pistola? -Jack sacó la pistola con las cargas, increíblemente había sobrevivido al desastre. Elegost quería de recompensa solamente la pistola... el Lampiño sospechaba de la importancia y preguntó: Elegost dijo que creaba tormentas, Santiago respondió que era mentira, que solo era para cazar gaviotas: Decir que el Lampiño creyó más a Santiago que a Elegost. Al final se encontraron todos en la cubierta, apañados con unos pantalones harapientos, Santiago al lado de Jack y Elegost con un cuchillo frente un ágil tuerto duelista. Santiago con su pico de oro y sus líos, consiguió liar a los piratas y enfurecer a Jack. Primero intentó que disparar la pistola, como abriendo el duelo, pero no coló, aunque sí coló el cabreros y tocarle la mora: siendo el Lampiño un adolescente, esto sí tuvo efecto. -¡Callarse todos ya! ¡Siendo hijo de Jack Handsome, tengo el derecho a hacer lo que YO quiera! ¡Ahora atentos! Jack el Lampiño disparó la bengala... y ahí el infierno llegó a la tierra. -¡lLa habéis cagado! ¡Idiotas! -Vociferó Elegost al ver como al final había salido todo como ... "se planeaba" Aunque el duelista pirata se abalanzó sobre Ele, pero el montaraz era más rápido y se apartó a tiempo. Mientras los piratas y el propio Jack se preguntaban qué habían disparado al cielo: Santiago y Elegost se pusieron en el costado del barco. Sonó un estruendo: la señál de los enanos. Pronto cayeron más proyectiles pero Elegost y Santiago de nuevo fueron más rápidos y cayeron al mar. Nadaron y nadaron.. mientras a sus espaldas los barcos de los piratas eran reducidos a cenizas entre gritos de agonía. Se dijeron muchas frases, se lanzaron muchos insultos, pero el caso es que el dúo había logrado su objetivo aunque no terminó como pensaban. En la casilla de salida No lejos de las costas del pueblo de Costasur: dos pescadores con su barca estaban tan tranquilos, hasta que oyeron explosiones a lo lejos en unas islas rocosas. -Esos deben ser los enanos. ¡Malditos, van a reventar todos los peces y asustarlos! ¡Johan, acércanos, quizás podamos capturar alguno en nuestras redes! -Pero lo que pescaron los dos hombres, fue al dúo. -Tuvimos que dejarlos en el mar. ¡Son solo dos muertos, bah! -Pero no podemos dejarlos, son personas, no muertos. -Pues me quedaré el cuchillo del rubio... Cuando el anciano pescador intentó tomar el cuchillo que aferraba Elegost entre los dientes... este despertó y por poco no le corta la yugular al viejo. Los dos pescadores salieron corriendo asustados mientras el dúo se despertaba. Mientras se reponían de la natación y la paliza del día, se dieron cuenta que no estaban en Dun Garok, que era Costasur y que la fortaleza enana quedaba muy, muy lejos. Era imposible ir hasta allí. No tenían equipo, no tenían orientación, no tenían suministros para el viaje. Por no decir, no sabían siquiera si habían logrado su objetivo ¿si volvían con los enanos, estos les ayudarían? quién sabe... El Dúo estaban sin nada, perdidos en mitad de Trabalomas. De nuevo estaban en la casilla de salida. Conclusiones Contrabando en Costasur disminuido Acoso a los barcos enanos de Dun Garok: Finalizado Muerte de Jack el Lampiño Flota de Jack destruida Banda de Jack e isla refugio: Completamente arrasada por la artillería enana y los explosivos del brulote Los Enanos de Dun Garok están en deuda con los Montaraces Elegost y Santiago Elegost y Santiago quedan sin más que los pantalones que llevan puestos y un cuchillo Participantes: @SwordsMaster como Santiago de Sveri @Stannis the Mannis como Elegost y mastreador. Duración: 3 horas Tipo de evento: Evento largo Habilidades usadas: Santiago: Nadar-Etiqueta-Advertir/Notar-Navegación. Elegost: Defensa-Canto-Advertir/Notar-Nadar-Etiqueta Misión del Tablón de Trabalomas-Arathi:* Completada con más o menos satisfacción y aceptación. * @Thorch @Malcador
  3. [Evento de Tablón Misión Trabalomas] La asistencia a Dun Garok

    Interludio Se preparan para la batalla. Santiago en persona supervisaba como los enanos cargaban y preparaban el brulote: una pequeña embarcación llena de explosivos para hacerlo estallar contra las fuerzas del Jack el Lampiño y mandarlo a él y su tripulación al infierno. Los enanos reían mientras cargaban y amarraban todo, Santiago por su parte se encontraba muy seguro y confiado: ¿Desde cuando había brotado esa confianza en él? ¿Esa seguridad ante planes suicidas? quizás con todo lo que había vivido o mejor dicho: sobrevivido, pues ya no se mostraba atemorizado ante tales misiones. -Barco preparado y aguardando, listo para reventar ratas de mar. Tiene arpeos para engancharse al navío que quieras volar en pedazos... Procurar no quedar cerca cuando explote. Buena caza, pescar algo grande. El enano se marchó, dejando a Santiago pensando... al cabo de un rato se volvió a la fortaleza de Dun Garok, era momento de avisar a Elegost y pasar al ataque; los dados habían sido echados, victoria o muerte, no habría secundas oportunidades.
  4. [Evento de Tablón Misión Trabalomas] La asistencia a Dun Garok

    Parte 1 Consiguiendo apoyos Una Montaraz enana, pelirroja y de ojos verdes, cenaba con otro enano: armado hasta los dientes y calvo como una perla. -Creo que esos dos lo conseguirán. He oído que acabaron con aquel mago loco humano. -La enana hablaba con confianza y segura de lo que decía. -Se les dará bien matar a otros humanos entonces. El rubio pidió una barca, cajas y explosivos. Al final les harán una trampa... o se suicidarán, como sea. Santiago y Elegost comían mesas más allá, pensando en el plan que usarán contra los piratas. Ya lo habían decidido. Era un plan loco y tenia mucho de improvisación. Tomar una barca, meterse, llenarla de explosivos, que tomaran la barca -Cuales piratas saqueadores que eran esos tunantes- y hacerlo estallar. ¿Si el Jack el Lampiño no estaba? pues se dejaban capturar y los mataban desde dentro. ¿Plan muy provisto a la suerte? por supuesto, así es como ellos actuaban. Horas antes de eso, habían estado buscando el apoyo del mago loco que ayudó a Santiago. El Montaraz arcano tomó la tarea del capellán enano de la fortaleza, que le pidió acabar con el mago pues según él: era un herético. Si acaban con el mago, les daría algo a cambio. Santiago fue hasta un punto, el último lugar en el que vio al mago, rastreó su magia y dio con la casucha del mago. Entró... y no se sabe qué pasó allí, pero todo retumbó y la casa se viene abajo, saliendo Santiago antes de que todo se derrumbara. Luego de intercambiar magia oscura con flechas y unos perdigones... todo parecía estar contra los Montaraces, pero el mago -El cual se descubrió que era un No-Muerto- en un intento desesperado por acabar con ellos: conjuró un poderoso hechizo oscuro que hizo que reventara él y los escombros de su casa. Misión cumplida. Muerto el mago, el capellán enano aceptó recompensarlos con ... Un arco. Pero no un arco cualquiera, Elegost fue cuidadoso de pedir uno bueno. ¿Un arco a cambio de un brujo no-muerto? Bueno, Santiago y Elegost no se pusieron de acuerdo con la recompensa. Aún quedaba la tarea principal, pero esta pequeña tarea había dado un voto de confianza a los enanos. O quizás solo demostraba que el dúo Montaraz era tan imprevisible como caótico en sus acciones. Santiago siguió intentando conquistar alguna Enana con sus artes sureñas mientras Elegost buscaba una enana albina. ¿Por qué? cosas del dúo. Mañana deberían prepararse para la gran tarea y esta era la forma que tenían de despreocuparse... Nota de autor: Se me olvidó decir que Santiago si obtuvo algo del sacerdote enano: un parche ocular. El parche sería usado para aparentar ser un pirata. Santiago puede que tenga un ocho de inteligencia, pero muchas veces o era ingenuo, o demasiado idiota.. ¡Pero quién sabe! cuantas veces algo estúpido como esto salia bien y conseguían sus propósitos -En verdad solo funcionaba la mitad de las veces- Continuará... Participantes: @SwordsMaster y servidor Duración: 2-3 horas aproximadamente Tipo de evento: Evento corto Habilidades usadas: Santiago: Rastrear magia-Arco Corto-Etiqueta. Elegost: Rifle de chispa (No la tiene, pero es el arma que usó)
  5. Los Corsarios del poniente Prólogo Los Enanos de Dun Garok tenian a dos soldados Imperiales en los calabozos: no sabian qué hacer con ellos. Estaban pensando y pensando pero nunca llegaban a decidiirse. Al final uno del grupo de oficiales dijo -Que vayan a por esos jodidos humanos del mar y traigan la cabeza del líder. Mataremos dos pájaros de un tiro. Por un lado a los ladrones y por otro, a estos moradores raros. Los demás terminaron aceptando de buen grado. EL oficial enano sonrío y asintiendo añadió.. -Le daremos algunas cosas porque tampoco somos crueles, que tengan éxito es fundamental. Si resuelven esto, es que son gente de fiar y confianza, si no... pues aquí no vuelven en la vida. O le pegamos un tiro. Ya veremos. Mientras los enanos decidian... el Dúo Montaraz seguia en las mazmorras. Llevan ahí días y no es que estuvieran mal; de salir de un barco hundido, una isla atemporal maldita, nagas... Bah, esto no era nada. - Veo veo.... Una cosita, que empieza por la lertita... "B" -Barrotes -¡Qué listo eres, Bro! Como se nota el que tiene un siete en percepción y quién no -Santiago. ¡No hay nada más en este jodido agujero! -¿Qué dices? Me tienes a mí, Bro. Elegost se estaba por tirar de los pelos cuando... escuchó a un enano acercarse. ¿Sería la oportunidad para dejarles explicar qué hacian ahí? ¿O los iban a sacar por buena conducta? Ay pobres de ellos, que aún no sabían que iban a una misión suicida. ¡Pero si esta salia bien, no solo podrían marcharse, si no que tendría el favor de los enanos! Aunque claro, primero deberían conseguir cumplir la tarea de los enanos... Detalles offrol de la misión:
  6. Duda técnica

    @Chrono @Prometeus Uno de ellos dos seguro que te ayudarán encantados.
  7. Tablón de Misiones: Arathi,Trabalomas y Alterac.

    La tomo con Elegost. (Dificultad 4 estrellas. Ponedla a 8, que me sabe a poco) Aviso a día de 24/4/17: La misión ha sido completada.
  8. Duda técnica

    Saca el parche B. Si no te sale el mensaje es que tienes el mismo problema que yo y te tienen que pasar un parche B editado. Prueba con sacar el B y a ver qué sale
  9. [Evento] De la olla al sartén.

    Los Monteros de Mar: Segunda parte -Tiene narices. -Elegost, asqueado en esa diminuta celda compartida con Santiago, que apenas se podía mover con comodidad. -Tienes una gran narizota, sí. -Santiago, siempre ten cómico, también estaba ahí metido. ¿Cómo habían llegado dos soldados.. ¡No! Dos Cabos del Glorioso Ejército Imperial: ¿a una celda enana? y era enana en muchos sentidos. Alguno de los dos no tendría mucha suerte. -Primero pasamos una calamidad en aquella isla que ... ¡A saber si era real o no! Y luego los Nagas. A todo esto ¿Cómo apareciste a mi lado sin más? -Me encontré un viejo loco en la orilla -Santiago lo decía sin interés. Él era así, franco y sencillo. Sería por eso que eran tan amigos. Santiago se puso a narrar la historia desde el momento que despertó en la orilla, solo y desorientado... "Apareció el viejo loco, me llevó a una ruina olorosa y me empezó a contar locuras que si dimensión paralea y planos, que si tú sacrificio... A mi me daba igual, yo solo quería salvar a mi bro -Tú-" El viejo había teletransportado a Santiago hasta la zona donde estaba Elegost capturado por los nagas. Había visto a los enanos venir con la artillería pesada... todo lo había visto. El loco mago de nombre: Rufius Gütter, le había dada la misión a Santiago de obtener una joya que los nagas le habían robado. Ahora la joya la tenían los enanos. -O sea, que estamos aquí encerrados por cosas que no son nuestras acciones. Si no las de los malditos nagas y un viejo chiflado. -Eso es. Oye, me duele la cabeza por el golpe de la bruja esa naga. Me echaré una cabezada. Si nos sacan: me avisas. El tiempo pasó ahí en la celda. ¿Y ahora qué? quedaría que los enanos se dignaran a sacarlos y pudieran contar quienes eran pero ... No tenían los documentos y salvoconductos; mucho habían perdido en el naufragio. Los Enanos seguían preguntándose: ¿qué hacia un humano encadenado a un viejo altar profanado rodeado de nagas y un tipo que emerge de las aguas gritando que es amigo? Nada tenia mucho sentido. Pero los Enanos eran gente razonable ... no iban a matar prisioneros así sin más. A menos que se liara la cosa aún más. Continuará... Participantes: @SwordsMaster y servidor como narrador. Tipo de evento y duración: Cortado en 2 días. 5 horas en total. Evento largo. Habilidades usadas: Santiago: Sigilo. Buscar. Reflejos
  10. [Evento Terminado] Monteros de Mar

    Monteros de Mar Introducción y motivo del viaje Elegost y Santiago habían decidido participar en la campaña Arathi, por lo tanto Elegost tomó la elección fácil y rápida de ir por mar desde Ventormenta a Menethil. Luego se tomaría una ruta por los pantanos hasta llegar a las tierras de Stromgarde. El navio sería un bergantín mercante sin más pasajeros que ellos dos... salvo que al parecer no estaban solos. Los dos Montaraces fueron a puerto, embarcaron y salvo la indisposición de Santiago por los efectos de la mar: no hubo problemas. Sucesos claves: - El asesinato de la timonel y el contramaestre por una mano desconocida. - El amotinamiento de la tripulación al quedarse en alta mar sin posibilidad de desembarcar y atrapados hasta que se investigarán los sucesos. - La muerte del Capitán Nautelio por envenenamiento y ser acusados los soldados Elegost y Santiago de tal acto - Una tormenta que afecta al estado de la nave - La destrucción del timón, la ausencia de marineros operando la nave y los daños de la nave hacen que el barco termine hundiéndose. Personajes principales: Elegost y Santiago los cueles no necesitan de ser presentados, pues son más que reconocidos. El Capitán Nautelio: Joven con arrojo, curtido marinero con muchos líos de falda y tendencias alcohólicas. Buen corazón pero afán por el dinero. Hijo de marineros de Kul Tiras y Velasangre. Asesinado por algún tipo de veneno. La Timonel Jasmina: Robusta y mordaz mujer. Amante del capitán y marinera con experiencia a sus espaldas. Asesinada por estrangulamiento. La joven desconocida: Enigmática joven que Santiago encontró en el camarote del Capitán cuando despertó allí luego del golpe de calor. Se desconoce qué hacia allí pero Santiago cree firmemente que fue la causante de todas las desgracias principales. Puntos de referencia de la trama: Comienzo - Día 1 Luego de revisar inventario y subir al barco: el dúo se presentó al capitán y la timonel. Fueron guiados al salón común del barco por el mozo extraño de nombre: Pato. Santiago al ser la primera vez en un barco y ser algo tonto: sufrió un golpe de calor y un ataque nervioso que le dejó en la cama hasta la noche. Luego despertaría y conocería a la joven desconocida, la cual no deseando hablar haría que Santiago volviera a dormir y recuperarse. Elegost por su parte estuvo integrándose con la tripulación y vagabundeando por el barco. Se enteraría el segundo día de que el barco no iria a Menethil, si no a Costasur, cosa de sorpresa y no avisada por el Capitán. Según día: Santiago despierta y vuelve a intentar reanudar la charla con la joven enigmática. Cosas no se aclaran. Santiago sospecha de ella, cree que sería la hija del capitán. Rato después se encontraría el dúo de nuevo: la mujer desaparecería y Santiago tuvo que hacer creer a Elegost de que de verdad había una mujer allí. Elegost informa a Santiago de los rumores de la tripulación, Santiago decide interrogar al Capitán -pero más que nada por demostrar la existencia de la joven- Santiago descubre más tarde que el capitán no tiene ninguna hija. Santiago sigue sospechando del capitán, éste no aclara muchos puntos. Se descubre a la timonel muerta. El Capitán declara el estado de emergencia en la nave. Encierra a la mayoría de marineros y se entrevista más tarde con el dúo de Soldados. El Capitán no responde ciertas prguntas, Elegost marcha a revisar los cadáveres, al poco rato el Capitán cae fallecido por un veneno desconocido. Santiago cae en un libro, el cual leí la mujer enigmática y que estaba vinculado con la botánica; Hay varias plantas en el camarote. Tercer día/Madrugada: Los marineros acausan a los soldados de la muerte del capitán. Un motín se alza. Muchos marineros mueren entre ellos o intentando entrar en el camarote para acabar con los soldados. Santiago tiene la misión de sabotear el barco, lo cual logra con gran eficacia. El barco se va a pique. Luego de muchas desgracias y casi morir ahogados -salvada la situación por Santiago- el dúo llega a la cubierta de la nave. La tormenta amaina y parece haber cierta paz mientras el barco se mantiene semihundido. El dúo, en un intento de llegar hasta el carajo de la nave para aferrarse a algo y tener más visión de la zona: caen al agua... desapareciendo en la noche, como la enigmática mujer. Continuará... Participantes: Elegost (Yo mismo) Santiago de Sveri @SwordsMaster Duración: 2 días Tipo de Evento: Evento largo Habilidades usadas: Elegost: Espada larga. Buscar. Atletismo. Santiago: Buscar. Reflejos. Detectar Energía. Atletismo. Nadar. (Escalar. Pero no la tiene, aunque bien que la merece) Consecuencias: La pérdida de suministros hacia Menethil. La pérdida de suministros personales para Elegost y Santiago. Santiago y Elegost -Principalmente Santiago- acaban con vidas inocentes, más pesadillas. Náufragos y perdidos en algún punto desconocido del continente de Lordaeron.
  11. Se va corriendo la noticia de una desgracia por los puertos de Ventormenta, Menethil y las zonas costeras de Lordaeron: el hundimiento de un barco mercante en extrañas circunstancias. Se cuenta que "La Naufraga del Sur" -Un nombre que no inspiraba mucha confianza- se hundió en algún punto entre Kul Tiras - Gilneas y Costasur. Los restos del barco, su mercancía y difuntos marineros sembraron algunas de las costas de Lordaeron. El barco había partido de Ventormenta rumbo a Menethil. La gente se extrañó por este suceso; el Capitán Nautelios era un joven con un linaje de capitanes de navío respetable que hubiera estado a la altura del desastre, pero la mar siempre es traicionera. La mayoría de las victimas eran naturales de Ventormenta o Kul Tiras. Cabe señal que habían dos soldados del imperio abordo: Elegost Faler y Santiago de Sveri; sus cuerpos no fueron encontrados.
  12. Elegost Faler - El Montaraz del Norte

    Mi última esperanza eres tú @SwordsMaster Ele (hablando): Solo quiero ser un Montaraz, el pibe. Yupi Dú Ya he pasado este reto con idiotas como tú Todos han fracasado pronto, más que un granjero en Páramos Basta ya de falsas, si un campesino pide que de un salto le haga Montaraz mis palabras son dos: OC Santiago (hablando): ¿Te refieres a que lo harás? Ele (hablando): Tú ganas. Santiago (hablando): ¡No lo lamentarás, Elegost! Ele (hablando): Ya lo hago. Santiago (hablando): Y, ¿cuándo empezamos? Ahora no, que llueve Ele (hablando): ¡Qué tormento! Ele (Cantando); Yo ya no esperaba a alguien con ambición Que hiciera sonar el cuerno por fin, no el tambor. Ganar renombre, títulos a montones. Algo de provecho Mas no, siempre inútiles. Yo iba de Norte a Sur sin ilusión Ocioso, explorando bosques con gran fruición Pero mi consejo de Montaraz y norteño A ti te hace falta y ¡Luz! Mi vida se acorta. Mi última esperanza está en ti Aunque yo nunca te imaginara así Probé con mil torpes, fue siempre un derroche Mi última esperanza ahora eres tú Ele (hablando): Regla número 6: Cuando conozcas a una dama, trátala siempre con cariño Regla 8, chico: ¡No tanto cariño! Regla 96: ¡Nada de acostarse con la hija de tu capitán! Ele (Cantando): Elfos lo intentaron y fueron un hazmerreir No te creas las falsas historias que ya estás harto de oír El arte de ser un Montaraz, es una cualidad Para eso hay que ser Profesional Va en el corazón Es más que la fuerza, es lo que te esfuerzas Yo haré que se ejerza tu Don ¡Vamos mejorando! Mi último intento y mi última hazaña es. Antes que el destino me dé ... ¡Un revés! Tú eres mi reto, lo debo cumplír Tienes que seguir, alcanza tu nivel 10 ¡Mi última esperanza aaahoooora eeeeereeeesss túuuuuuu!
  13. Elegost Faler - El Montaraz del Norte

    Estrellas Dedicado al asesino del Sargento Kyle Marsh