Bienvenido a Rol Errante

Regístrate para conseguir acceso a las características de Rol Errante

Es posible que el mensaje de registro se envíe a "Correo no deseado"

Una vez registrado y conectado tendrás acceso al contenido de nuevo miembro y podrás ponerte en contacto con los demás miembros de la comunidad a través del chat, editar tu perfil y entre otras características acceder a los formularios para la creación de fichas de rol. Una vez tengas el personaje aprobado pasarás a ser usuario regular y dispondrás de voz y voto en el parlamento así como acceso al resto del contenido..

 

¡Anímate, te esperamos!

Stannis the Mannis

Rolero
  • Contenido

    171
  • Registrado

  • Última Visita

Reputación en la Comunidad

179 Excellent

Sobre Stannis the Mannis

  • Rango
    Advanced Member

Visitantes recientes en el perfil

2.609 visitas al perfil
  1. Porque ser Renegado?.

    Contra esos argumentos no me puedo poner en contra. Me has convencido. Sylvanas SÍ. Renegados NO. No puedo dar más "Me gusta" pero te lo doy con el corazón.
  2. Porque ser Renegado?.

    ¡Aquí entro yo con una carga de caballería por el flanco, mato al nigromante y salvo la batalla! PD: @Abrahel Esto es todo una estratagema. ¿No es Sylvanas una elfa? ¿No me gustan las elfas? ¡Es todo una pantomima para llevarme el liderazgo de los descontentos!
  3. Porque ser Renegado?.

    Me niego.
  4. Porque ser Renegado?.

    ¡Que está muerta, joder! ¡¡QUE ESTÁ MUERTA!! ¡¡MALDITOS ENFERMOS!!
  5. Porque ser Renegado?.

    Me queréis matar para que me una a vuestro tinglado necrofílico raro, pero yo no cedo. PD:
  6. Porque ser Renegado?.

    *Intentando seguir el hilo del tema*
  7. Porque ser Renegado?.

    Pd:
  8. [Casco Antiguo Villadorada] El Hospicio de la Pureza.

    Elegost recorría las calles del arrabal, furtivo cual zorro. Pero aunque pasara cual sombra él ponía oído y vista, en esto que se entera del nuevo orfanato... Ah, pero también se había enterado por "otros". Nada queda fuera de la mirada de los agentes imperiales. Pocas cosas conmovían el corazón de Elegost; Y estás eran: las Quel'Dorei -en especial su Dama- su hija "adoptada"; los gatos; y los niños. Ele sabía que había dejado a muchos niños sin padre, por lo que estaba en deuda con muchos huérfanos. -La buena educación salvará el arrabal de la ruina. Aunque primero habrá que limpiar mucho. Y marchando de nuevo se fue pensando en qué servicios prestaría: ¿Cuidarlos? ¿Educarlos? ¿Entretenerles? ¿Donar dinero u objetos?... Deberá pasarse un día de estos.
  9. [Cartel-Villadorada] Se busca mano de obra

    En los tablones de algunas posadas y tascas de Villadorada había un nuevo cartel sumado a muchos otros. Escrito a mano y letra simple ponía lo siguiente: ¿No tienes empleo y tu familia está hambrienta? ¿Te interesa ganar unos cobre e incluso una plata con trabajo manual remunerado? Entonces ven y echa una mano. Yo: Friederich von Falveri pagaré a los hombres y mujeres venga a trabajar en mi propiedad por un tiempo de unas pocas tardes. Se necesitan: Pintores. Albañiles. Tallistas. Hombres rudos para mover objetos pesados. Limpiadoras y exterminadores de plagas. Plazo para apuntarse de diez días. Pagos en base a la habilidad, trabajo y conducta. Entre veinte cobres y una moneda de plata de curso legal Imperial. Si estás interesado pon tu nombre en el espacio libre de esta hoja, si no sabes escribir pero si leer pues pregunta por mi. Los interesados deben traer sus propias herramientas, el que venga sin ellas tendrá una penalización en el pago. La propiedad en cuestión es una casa en la avenida principal de Ventormenta-Villadorada. La que tiene una bandera del Reino de Lordaeron ondeando en el porche. A no mucha distancia de las instalaciones de la Academia arcana de la villa. Atención: Aparte de lo requerido también se busca buena presentación y conducta respetable. //Todo relacionado a posible evento de roles de tarde para pasar el rato, echar unas risas y tener momentos musicales nada homoeróticos -quizás solo un poco- Cuando se hagan los roles se posteará el evento, hasta ahora queda como aviso onrol para interesados. PD: HAY RIESGO DE MUERTE
  10. Cuanto tu Capitán te renombrar: Y tú te callas y lo asimilas; Porque es tu Capitán y es el que da los ascensos. 

    El Von Falveri es real.

    #CharlasEnElMuro  #MakeEmpireGreatAgain #ElfasHot #AtopeConElCapi 

    Spoiler

    9:20:26 [Elrick]: Falveri, usted fue quien quiso comprometerse a establecer un emplazamiento del Ejército de su Majestad...incluso cuando le informé del destino aciago del Sargento que trató, como usted, de llevar el orden a un Barrio tan problemático.
    19:21:13 [Elrick]: Mi pregunta es sencilla: ¿Está seguro de que quiere seguir adelante?
    19:21:31 [Elegost]: Pero mi capitán... 
    19:21:38 [Elegost]: ¿Quién es Falveri? *Sí, lo ha preguntando*
    19:21:50 Santiago baja la mirada. Tiene que mantenerse serio.
    19:22:18 Elrick frunce ligeramente el ceño.
    19:22:25 [Elrick]: No le comprendo.
    19:23:21 Elrick se mantiene expectante a que el soldado se explique, paciente.
    19:23:23 [Elegost]: *Pestañea también con el ceño fruncido.. ¿Le estará tomando el pelo como hacia el viejo Capitán Valerio?* Que... yo soy Faler, no Falveri, mi capitán. 
    19:24:33 Elrick alza una de sus cejas castañas y pobladas en gesto interrogante. No parece comprender el por qué de las palabras de Elegost.
    19:24:43 [Elrick]: Así...es.
    19:27:30 [Elegost]: *Niega. Asume que le bromea, como hacia Marco* 

     

  11. PD: Para Stannisssss mi Melisande era de las ss pero ta bien lo cambio 

    Race%20Leni.jpg

    1. Stannis the Mannis

      Stannis the Mannis

      Buena salida, no me la esperaba. Ha fallado, pero ha sabido manejarlo. Además me hizo gracia.

      tumblr_mlhghdfVRp1qmfr3fo1_500.gif

  12. [Evento completado] Daños colaterales.

    Bienvenido al Arrabal Intro Era un día lluvioso en Elwynn. De ese tipo de lluvias torrenciales que dejan una humedad que cala los huesos y te deja con mal cuerpo. El día estaba de lado de los dos montaraces para ampararse en la discreción. Los dos Montaraces se habían citado a las puertas del ayuntamiento de la vill y Santiago no tardó en dejarse caer. Elegost explicó la misión a Santiago; Había conseguido información de parte de los compañeros del Sargento Kyle Marsh, que había sido asesinado en la barriada. La información eran las indicaciones para dar con la casa de uno de los sospechosos, un tipo llamado Robledo que espiaba al sargento mientras éste estuvo operando en el arrabal. Tarea sencilla; dar con la casa. Sacar al sospechoso, interrogarlo y volver a dejarlo en su casa. Limpio y rápido. Pero los dos en el fondo sabían que no sería así. Santiago mismo estaba nervioso. Al llegar a la salida de la villa se quitaron los tabardos y solo ahí ya Santiago se relajó un poco. Santiago sabía desenvolverse en las calles de las poblaciones tan bien como Elegost en los bosques, por lo tanto le dio las indicaciones al montaraz arcano, que no tardó en dar con la casa. Un concienzudo vistazo al interior de la casa y Santiago ya sabía que el sospechoso estaba dentro; con su hija en brazos cerca del fuego y la mujer tejiendo sobre una alfombra. Una escena hogareña que pronto sería interrumpida. Iban ha aprender, que a veces, la elección menos violenta y pacífica; puede desencadenar los acontecimientos más sangrientos y caóticos. Acto I Elegost no se iba a andar con florituras, echaría la puerta abajo y sacaría al hombre, pero Santiago quería ser legal y sencillo; simplemente tocaría y pediría que el hombre saliera, suponía que el sospechoso no querría involucrar a su propia familia. - Somos gente que representa a otros y queremos hablar con el hombre de la familia. La repuesta de Santiago a la voz amenazante y temblorosa del otro de la puerta no tuvo más respuesta o acción. Elegost volvería de haber estado mirando la ventana para decirle que echara otro vistazo. Juntos vieron como el hombre se armaba con un viejo trabuco y mujer e hija se escondían detrás de una persiana que separaba las salas de la casa. El rápido plan de acción sería el siguiente; Santiago rompería la ventana y entraría, causando el sobresalto del hombre armado cerca de la puerta, entonces Elegost echaría la puerta abajo. Al hombre no le daría tiempo a encañonar a todos y podrían reducirlo. También se dijo de tomar a la familia como baza, los Montaraces podían ser retorcidamente crueles llegado el caso. La lluvia seguía cayendo con fuerza, nadie por las calles, nadie asomado a las ventanas. Los golpes de Santiago a la ventana quedan amortiguados por la fuerte lluvia, pero no logró su objetivo de romperla. El hombre encañonó la ventana y a punto estuvo de volarle a Santiago la cabeza si no llega a ser por Elegost, que se saltó el plan y directamente echó la puerta abajo, golpeando al hombre y con tan mala suerte que disparaba a su propia familia. El ruido del disparo y el humo de la pólvora quemada dejó paso al grito de agonía y espanto de la mujer que tenía en brazos a su hija ensangrentada. La confusión fue máxima cuando Santiago entró por la puerta y vio la escena. Elegost ataba al hombre en shock y le ponía un saco en la cabeza. Todo iba "según el plan" Elegost apresuró a Santiago a salir de ahí y que buscara un camino rápido, discreto y alejado del camino principal para salir del arrabal. El Montaraz arcano aunque estaba perplejo y aturdido; cumplió su labor con gran resolución. Cruzaron en silencio las calles y llegaron al bosque cercano al río Falveri. Allí empezaron a interrogar al hombre. Acto II Robledo no se mostraba muy cooperativo, destrozado por la muerte de su hija y sin ganas de vivir. Elegost ayudó a cortar su vida pues a cada rato le golpea o ahogaba en el río. Habían cosas que no cuadraban, como que tuviera un arma de fuego pero no cortinas o mejor vivienda. Era un detalle tonto, pero notaba que alguien había ayudado a Robledo y que le estaba ayudando. ¿Quizás los mismos que mataron al sargento Kyle Marsh? El hombre seguía sin querer dar detalles y Santiago pidió que Elegost esperara; iria a por la mujer y la usaría para sacar información. Elegost aseguró que esperaría, pero quizás el hombre no estaría vivo para cuando él volviera. Santiago fue rápido de vuelta a la casa para encontrar a la mujer lavando y dejando presentable a su hija. La pobre muchacha que no llegaría a los diez años; descansaba repostada en la cama, con orificios de perdigones por todo su pequeño cuerpo. Santiago tuvo palabras con la mujer... - Tendrá que venir conmigo. Entienda que no está en posición de resistirse. - ¡No voy a ir con nadie, bastardo! ¡Tú eres el que no entiende! ¿¡Qué es de una madre que pierde a su único hijo!? - Creí que al menos querría usted conservar a su esposo con vida luego de esto. ¿Vendrá?. - ¡Me da igual él, me da igual usted, me da igual todo. TODO, lo único que me importaba era mi hija!¡Y ahora está muerta! Santiago se tuvo que forzar a mostrarse frío e indiferente. La mujer no daría su brazo a torcer y tampoco tenía más motivos por los que seguir adelante. - Si no viene tendré que usar la fuerza. Pero la mujer seguía desplomada de rodillas en el suelo, llorando desconsoladamente y Santiago sin saber bien qué hacer, hasta que volvió a hablar. - Al comienzo golpee la puerta. Quería sacar solo a su esposo y evitar que la niña tuviese que ver nada...Supongo que después de todo, acabó por no ver nada... Aunque no creí que sería este el modo de tener que decirlo... Santiago entorna la vista a la mujer y frunció el ceño con rabia, molesta y desdén Esto es culpa de su esposo.... - Y ahora, vamos. -Santiago aferró la empuñadura de su espada y golpeó la cabeza de la mujer en un intento de dejarla inconsiente, pero tales cosas solo pasaban en las obras de teatro o al menos lo hacía gente diestra; Santiago no lo era. Santiago había terminado por romper todo razonamiento que albergara la mujer. Ésta enfureció en un arrebato de locura. Sacó un cuchillo y se lanza a por Santiago, al que clavó el cuchillo, pero la armadura del Montaraz estaba hecha para aguantar tales cosas. Él se retiró a la puerta mientras la mujer volvía a caer al suelo. - Lo siento mucho, Claudia... Y antes de que el Montaraz arcano pudiera actuar; la mujer se degolló el cuello con el cuchillo, dejando un cuerpo que convulsionaba sobre un charco cada vez más grande. Epílogo Un desolado Santiago quedó en la casa vacía mientras se preguntaba qué hacer ... Mientras, en el rió, Elegost seguía "interrogando" al sospechoso. Pero eso ya no era un interrogatorio, era una tortura. Le ahogaba, le golpeaba, le producía cortes con su cuchillo. Elegost estaba igualmente furioso con el hombre como consigo mismo. Sintiéndose el responsable de la muerte de la hija, del fallo de la misión. Lo único que le puso sacar al hombre antes de que quedará inconsciente fue de que el arma se la dio un conocido para que se defendiera de la gente que viniera a preguntarle sobre el sargento Kyle Marsh. Pero que no había tenido nada que haber con el asesinato, la actuación de Robledo fue meramente espiar al sargento. ¿Pero en nombre de quién? Elegost no le pudo sacar eso. - ¿Muerto también? -Santiago había vuelto y en su tono no mostraba ningún interés real por el estado del hombre - Aún no. Solo inconsciente. No ha querido hablar. Dice que él no mató a nadie... que el arma se lo dieron para defenderse de otros. - ¿Cuál es nuestra pista de que era culpable?. - Nuestra pista es que este lo esta espiando. - ¿Pero cuál era... La pista? ¿Por qué sabemos que él...?. -Santiago se quedaba sin palabras fruto del cansancio mental en el que se encontraba. - ¡No lo sé, Santiago! ¡Es lo que los compañeros de Kyle me dijeron! -Elegost era una persona fría pero ni en ese momento podía guardar la calma para no gritarle a su amigo. - Bueno... Su mujer está muerta también. Más le vale ser culpable. Cuando Elegost preguntó y supo que la mujer se había suicidado, que el hombre no tendría ya ninguna familia; se apiadó de él y acabó con su vida con un corte limpio en la yugular. Dejó que el río se llevara el cuerpo y quedara en el olvido. - La Luz los ampare a los tres. -Pronunció Santiago, el menos creyente de los dos. - Vayámonos de aquí. -Bastó eso para que los dos marcharan por el bosque, rumbo a la villa. La misión había sido completada. Dos inocentes muertos, quizás incluso tres. Incógnitas sin responder. Muertes sin aclarar, más cadáveres que se amontonan en fosas comunes. Los Montaraces habían echado la vista al abismo, habían comido, reído y bailado con él. Ellos siempre habrían creído que lo que hacían era justo y necesario, incluso días después de aquello; así seguían creyéndolo. Habilidades uasdas: Callejero x2 (Santiago de Sveri) Tipo de Evento: Corto Duración: Cerca de 2 horas Participantes: Servidor y @SwordsMaster Mastreado: @Stannis the Mannis Fecha del evento: 15-3-17 Trama en base a sucesos de tramas oficiales del ejército Imperial.
  13. "Tito Ele nos lleva de paseo por el bosque ocupado" 
     

    Spoiler

    DT7CJYi.jpg

    Jared: ¿Falta mucho? ¿Todavía falta mucho? ... ¿Y ahora falta mucho?
    Margot: Chicos no os quiero asustar, pero me he dejado el peine en el dispensario. ¿Podemos volver?
    Joshep: ¿Esta maldita cosa tiene botón de arranque? ¡Uhm! ¡Arranca, coño!
    Aldebaran: Creéis... ¿Creéis que ésta diadema me hace varonil? Porque a mi me lo parece.
    Zahra: A ver. calma. Estos campamentos nos los hacemos con un plan cont-¡JARED, QUE TE MATAS!
    Elegost: (Tranquilo, Ele, relájate... eres el único con habilidades de exploración, vas a sobrevivir. Dirás que los gnolls se los comieron a todos, nadie te acusará)

    *Aviso: Posible dramatización de los hechos. Ningún animal sufrido daños, salvo Jared*

  14. Elegost Faler - El Montaraz del Norte

    Votos del Montaraz Entrego mi cuerpo, corazón y alma a la Dama a la que anhelo. Ninguna llamada de auxilio quedará sin respuesta. Ningún obstáculo se interpondrá ante mí. Rindo mi espada y arco, al Imperio de los hombres. La Estrella del Norte me guiará La Dama me aguardará. Mi hermano me protegerá. Mis compañeros marcharán junto a mí. Mientras respire, las tierras cuya protección me ha sido encomendada nunca serán profanadas por el mal. Cuando suenen las tambores de la guerra marcharé y lucharé en el nombre de mi Dama y la Emperatriz. A aquel que sea sacrosanto, yo lo perseveraré. A aquel que sea virtuoso, yo lo protegeré. A aquel que nos amenace, yo lo destruiré. Pues mi sagrado deber no conoce final. El honor lo es todo. La lealtad lo es todo. ¡Recocíjate! Pues nosotros, los elegidos del Imperio seremos tu salvador.