Bienvenido a Rol Errante

Regístrate para conseguir acceso a las características de Rol Errante

Es posible que el mensaje de registro se envíe a "Correo no deseado"

Una vez registrado y conectado tendrás acceso al contenido de nuevo miembro y podrás ponerte en contacto con los demás miembros de la comunidad a través del chat, editar tu perfil y entre otras características acceder a los formularios para la creación de fichas de rol. Una vez tengas el personaje aprobado pasarás a ser usuario regular y dispondrás de voz y voto en el parlamento así como acceso al resto del contenido..

 

¡Anímate, te esperamos!

Beretta

Rolero
  • Contenido

    53
  • Registrado

  • Última Visita

Reputación en la Comunidad

33 Excellent

6 Seguidores

Sobre Beretta

  • Rango
    Advanced Member
  1. Por no perder la costumbre

    Chi, y Chi. Hédera es mi cazadora <3 No me acaba de gustar ni la pose ni la cara, pero se queda así. Ya haré otras :_3
  2. Por no perder la costumbre

    Hedera, la hunter que subí hace poco. No me acaban de convencer muchas cosas. La próxima será... :<
  3. Hédera

    Ilustración de JAKUB REBELKA. Nombre: Hédera Raza: Humano Sexo: Mujer Edad: 18 Altura: 1,60 Peso: 50 Lugar de Nacimiento: Algún lugar de las provincias de Ventormenta. Ocupación: Cazadora, Peletera. Historia rápida Descripción física: Poco puede verse ante en un primer atisbo al rostro que se esconde entre la maraña de pelo y las pieles, que hiladas de forma descuidada trazan una precaria capucha que enmarca su cara. De piel pecosa, ojos ambarinos y trenzas pajizas de aspecto descuidado que caen a su espalda. No muy alta entre sus congéneres, flacucha y huesuda. Descripción psíquica: Tranquila, silenciosa. Acostumbrada a pasar muchos días en soledad en la montaña, y sólo bajar a los pueblos cuando le es necesario. Con poco trato humano, y más apegada quizás a los animales. Historia Una muchacha joven, con un pasado difuso y envuelto en la bruma de lo que cuentan, lo que inventan y lo que callan. Creció cerca del bosque de Elwynn, eso es seguro. Al abrigo de los árboles, donde las costumbres de la ciudad pierden todo interés o propósito. Quizás solo fue una cría mas, abandonada en la hambruna a la vera del bosque, recogida por el heroico cazador que la crió como a una hija. O siguiera en algún momento el reguero de golosinas de unas brujas, que la guiaron a perder a su hermano en el bosque y ,una vez allí, viera como terminaba en las fauces del mismo perro salvaje que ahora la acompañaba. O quizás todas las historias fueran falsas y solo fuera una joven solitaria de vida sencilla, huida de su casa como tantas otras. Los que la conocen confían de sobra en sus habilidades con el arco y no descuidan la mirada del animal que la acompaña, de aspecto tanto o mas asalvajado que ella. No recuerdan en qué momento la bestia empezó a acompañarla, pero ahora sus pasos por el pueblo van siempre acompañados de cerca por el animal. Acostumbrada a pasar poco tiempo entre las gentes del pueblo apenas si conserva verdaderas amistades entre sus gentes, si bien aprecia el trato con los más jóvenes que, como ella, cuentan historias falsas sobre pasados y futuros inciertos o falsos, en los que su cobardía, miedo o debilidad se ven ocultos tras un manto de misterio y aventura. Lo cierto es que todo eso poco importa, porque su conocimiento del campo es suficiente para que se valga por sí misma y que el poblado reciba con alegría sus visitas. Sus hierbas, para el curandero. Sus pieles, para el peletero y el herrero. Sus piezas, para el mercado. Y su presencia para la tranquilidad de la hoguera, en la posada. Al abrigo de la noche.
  4. Elodía

    Eventos Creados: - - - Eventos Asistidos: -
  5. Elodía

    Nombre: Elodía Raza: Humano Sexo: Mujer Edad: 25 Altura: 1,67 Peso: 57 Lugar de Nacimiento: Una granja cercana a Puerto Quilla, Gilneas Ocupación: Naturalista, Mercenaria Historia completa Descripción física: De estatura media, esbelta y de figura sinuosa. Su, piel tiznada por el sol , suficiente para no considerarla tostada. Su tez, redondeada y suave, con unos hoyuelos enmarcando permanentemente su sonrisa y rematada por unos ojos de color miel, redondeados y un tanto almendrados. Sus formas son suaves, mas no delicadas y su porte es el de una mujer cuya vida ha sido dedicada a la aventura. Su larga melena , caoba con destellos rojizos normalmente permanece cuidadosamente apartada de su cara, enmarcando sus facciones. Su voz, melosa y suave revelan una educación por encima de la media, casi señorial. También así sus modos, y quizás alguien podría confundirlo con cierta altanería. De porte tranquilo y mirada un tanto juguetona, siempre un tanto de diversión en sus ojos. Suele vestir de forma elegante pero funcional, sobretodo con ropa de cuero y telas cómodas. Descripción psíquica: De sonrisa estudiadamente tímida y la diversión reflejada en sus ojos, se mantiene siempre un tanto reservada con sus asuntos, mas no así con la mundanidad que la rodea. Amigable y de conversa fácil, no duda en ofrecer palabras en conversas mundanas o en índoles un tanto más elevadas, si bien suele tratar de tantear el terreno y no dar nunca una visión tajante. Reservada con su pasado y aún consciente del remanente de su acento materno en sus palabras no duda en usar ese toque exótico a su favor cuando hace falta. Pragmática y tranquila, sabiéndose con suerte para salir de los entuertos que la vida le ha planteado. No suele inmiscuirse en asuntos que no sean de su incumbencia, a menos que la necesidad apremie. [en construcción! terminaré de perfilarla con los primeros roles!] Historia Nacida en una familia humilde de granjeros, su llegada fue celebrada y vitoreada como lo que era, el nacimiento de una nueva vida y el milagro de una madre - y una hija - que habían conseguido sobrevivir al parto. Abrazados bajo el manto protector de la gigantesca Gilneas, y cercanos a Puerto Quilla, creció entre el olor de la granja, del pescado al sol y la sal en las mejillas. Su más tierna infancia no fue difícil, plagada de travesuras y correrías entre las callejuelas del pueblo, siempre con la mano larga entre las apetecibles frutas de los mercados. Ya con cuatro hermanos mayores que propiciaban suficiente gasto y dificultades a sus padres, y apenas capaces de mantenerse a sí mismos, pronto los muchachos empezaron a convertirse en una carga. Incapaces de sostener semejante cuadrilla y con otro par más en camino, sus padres no dudaron un instante en cuanto se les sugirió que la muchacha sería bien acogida como criada en una de las familias que había decidido abandonar el Reino, impulsados por la desgracia que el muro traería a sus negocios. Plantada ante ellos con apenas un par de cobres y lo que llevaba puesto como petate, fue entregada a la familia a cambio de un puñado de monedas, abandonando aquellas tierras poco antes de que la puerta de la recién construida muralla se cerrara permanentemente. Consideraron que criar y educar a la muchacha era pago suficiente, y ella jamás llegó a ver un centavo entre aquellas paredes. Las tierras de Arathi se descubrieron ante ella como un mundo nuevo, lleno de posibilidades y colores que jamás había visto antes. Cuando apenas contaba con trece años ya descubrió en los hombres la lujuria en la mirada, el incontrolable frenesí que los impulsaba hacia sus carnes. Con un benefactor entre las paredes de su nuevo hogar, encaprichado por las delicias de la carne, pudo empezar a pasar más tiempo alejada de las cocinas y las tareas del hogar, descubriendo el placer de la lectura y la música callejera, en los cuentos y las tradiciones del hogar que habían abandonado por el bien del negocio de una familia ajena a ella, pero que ahora era todo cuanto tenía. Apenas pasaron un par de años cuando la guerra estalló de nuevo y la familia, próspera en el comercio de pieles y telas no tardó en hacer las maletas hacia las tierras sureñas, dejando atrás todo aquel que no fuera capaz de pagar su propio pasaje. Abandonada a su suerte, sus pasos la condujeron entre las gentes que huían allí, empuñando las armas por primera vez. El asalto en los caminos de aquellos que huían con más de lo que podían cargar no tardó en convertirse en un lucrativo negocio que era, a todas luces, mucho mejor que morir de hambre en las cunetas como otros tantos desgraciados, agonizantes por la hambruna, el cansancio y las enfermedades. Descubrió entre ellos a Ralen, un hombre que la fascinó en todas su facetas. Galeno, alquimista, naturalista y sobretodo, vividor. Le descubrió el mundo de las entrañas, la fascinación por las plantas y los animales y como todo el mundo se movía a su alrededor, ajeno al paso de los hombres. La idea de un mundo de que no dependía de ellos, de una naturaleza ajena pero delicada y afectada por construcciones, ríos y climas la atrajo desde el primer instante, y empezó a formarse en las ciencias naturales, en el conocimiento del mundo más terrenal. Pero también inculcó en ella el placer por las artes más mundanas, por la música, la danza y los bailes entre las sábanas. Su despedida fue breve y amarga, entre disparos y chasquidos en una noche fría de otoño. Golpes de espada, el sonido de los proyectiles y la agonía de los heridos. Todo se tornó confuso allí, en aquella carrera entre los árboles para huir de los soldados que habían dado con ellos. Lo encontró inerte frente a un arroyo, abrazado a uno de sus libros, con la mirada perdida entre las hierbas y una expresión de tranquilidad en el rostro. Huyó con lo que quedaba de la comitiva hacia el sur, repartiendo el botín que quedaba entre ellos antes de despedirse con parcas palabras. Su parte dio suficiente para el pasaje hacia Ventormenta, donde se encontró con un reino glorioso, totalmente ajeno a la decadencia de Arathi y alejado de la elegancia de Gilneas. Más funcional y entregado a la maquinaria bélica a sus ojos. Los arrabales de la ciudad la acogieron como una más, y sus habilidades no tardaron en garantizarle pequeños ingresos para ir manteniéndose a flote. Pero por supuesto, aspiraba a mas.
  6. Convocatoria en Costasur

    //Hoy me es imposible, mañana si que podría. Un saludo!
  7. Cese en funciones.

    Ala! jorl. Quien le dará amor a mis px ahora? <3 Pasalo bien, Faris..y que tus ocupaciones sean siempre placenteras
  8. Ausencias.

    Buenas, hermosos! No estaba muerta, que estaba de parranda. Ando bastante mal de tiempo con curros y demás, y me cuesta encontrar un rato -y ganas, no por el rol, sinó por el cansancio :_3 - para entrar, pero a ver si para este finde empiezo a aparecer más a menudo. Un saludo! <3
  9. Ausencias.

    Buenas hermosos, ya lo habréis notado pero es-....el salón del cómic de Bcn! Así que mientras dure -y duren mis obligaciones allí - estaré bastante ausente. Nos vemos en cuanto termine :3
  10. Duda sobre los recuentos de xp.

    Yo hice uno hace un tiempo, pero envié también una subida de las habilidades y no se si llegaron a pasarlas...jajaja
  11. ¿A quién le importan unos dientes?

    Yo puedo este jueves pero el fin de semana no, que estaré fuera :_3 //
  12. Launcher: Reporte de errores.

    Sistema operativo: Windows 10 Tipo de error: 'Común' al sistema operativo, por lo que estoy viendo. Error: Para lanzar el programa la ventana se abre, pero se queda en blanco hasta que finalmente pasa a 'No Responde' y hay que eliminar el proceso mediante el administrador de tareas. Solución: Panel de control > Actualización y Seguridad > Windows DEFENDER > Exclusiones > Agregar Exclusión. Se introduce ahí la ruta de la carpeta del World of Warcraft (carpeta entera, no solo el .exe) y el launcher y solucionado.
  13. Ausencias.

    Aviso de hantevraso: del 3 al 5 estaré de pendoneo fuera de casa. Besos!
  14. Fotos para twitter y demás redes sociales.

    Pensé que Dieter estaba ofreciendo sus servicios sexuales en esa screenshot. 10/10
  15. ¡Voto a bríos!

    Iba siendo hora. *te da una sonora colleja*